5 pasos para detectar a un mexicano acomplejado

Publicidad

Los complejos del mexicano como nacionalidad son muchos, variados y de una dificultad en su análisis que no sólo es digna de tesis doctorales en numerosos campos de la medicina, la psicología y las ciencias sociales, sino que de hecho ya han generado numerosos trabajos de grandes personalidades nacionales como Octavio Paz, José Vasconcelos o Manuel Gamio por entendernos como mexicanos, generando un amplio debate y polémica al respecto.

En esta oportunidad hemos seleccionado 5 complejos o señales que demuestran que un mexicano está acomplejado en mayor o menor grado, y que son algunos de los más comunes de la serie de resentimientos y comportamiento acomplejado que, a pesar de ser muy hondo, data a tiempos relativamente recientes, cuando el régimen emanado de la facción triunfadora de la "revolución" mexicana comenzó la tarea de construir, por primera vez en la historia de la nación, un sentimiento común de nacionalidad acorde con su agenda social y política que diera cohesión a un ente nacional disperso e inconexo en el pasado. 

Publicidad

1. 1. - Odia a los gringos, pero consume sus productos

1. - Odia a los gringos, pero consume sus productos
0
0 Votes
Esto es clásico en muchos mexicanos de alma patriotera, odiar de dientes para afuera y abiertamente a los Estados Unidos, pero comprar al menos uno de la multitud de productos que comercializan en nuestro país a través de muchas de sus empresas transnacionales, como Starbucks, McDonald's o Nike. Muchos de estos personajes emigrarían al vecino del norte si les dieran la mínima oportunidad de hacerlo.

2. 2. - Pensar que son descendientes de aztecas

2. - Pensar que son descendientes de aztecas
0
1 Votes
Otra muy común, y originada por el sentido unificador nacional que pretendió imponer el PRI desde los años cuarenta del siglo XX (y que no funcionó, pues por ejemplo, en el norte del país los sentimientos separatistas son muy fuertes y extendidos). A menos que seas tepiteño o que seas rancio original de algunas colonias populares del centro de la capital mexicana, es muy poco probable que desciendas de aztecas, la mayoría de ellos masacrados en el sitio de Tenochtitlán, y que más bien tengas sangre de algún otro grupo indígena nacional.
Publicidad

3. 3. - Odiar a los españoles

3. - Odiar a los españoles
0
1 Votes
Por raro e irónico que parezca, está muy extendido el odio a los españoles (pese a que la mayoría de los mexicanos contamos con esa ascendencia en mayor o menor medida); igualmente, la afinidad cultural es muy grande, como lo demuestrean individuos de una y otra nación que viven o visitan en cada respectivo país y que señalan las muchas cosas en común que tenemos entre los dos. Pese a que el comportamiento arrogante y racista de algunos de sus descendientes directos en México no ayuda a que se les deje de odiar, ni ellos pueden borrar el hecho de que España dejó su sangre y su alma en México.

4. 4. - Ser indigenistas

4. - Ser indigenistas
0
0 Votes
La protección desmedida y sin barreras a los pueblos indígenas mexicanos lleva a su idealización y mitificación, además de que muchas veces es mayormente defendida por individuos que poco o nada tienen de sangre indígena, y cuya cultura es totalmente occidental (e hispana, para agregar). Es muy común que dichos individuos defiendan la herencia indígena del país, pero contraigan matrimonio y se relacionen con personas total o casi totalmente de ascendencia europea.