5 Perversiones en el Programa de "El Chavo" que Ignoraste

Publicidad

El conocido y muy popular programa de televisión "El Chavo del 8" guarda muchísimos aspectos psicosociales del mexicano que muy frecuentemente son desapercibidos por el televidente promedio asiduo a la serie o que, al menos, la ha visto casualmente alguna vez. Orfandad, miseria extendida, abuso contra infantes por parte de los adultos con quie nes conviven, carencias educativas, pobreza, clasismo y falta de perspectivas son algunos de los aspectos fielmente retratados a través de sus insulsos, anódinos y muy comunes personajes que, evidentemente, fueron construidos como parodias o caricaturas de mexicanos reales originarios de ambientes populares. Por otra parte, la serie nos brinda una excelente perspectiva desde los ojos de los ricos (empezando por el entonces dueño y presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Milmo) sobre las vidas de los pobres en México, lo cual pued ser extrapolado hacia el resto de Iberoamérica dada la enorme popularidad del show en la región.

Publicidad

4. El abandono paternal, la orfandad y la desintegración familiar

El abandono paternal, la orfandad y la desintegración familiar
Ella está muy bien representada por el propio Chavo: Un niño de 8 años que vive solo, en un barril, que jamás conoció a su padre o madre, perpetuamente hambriento por la miseria en la que vive; también aparece en la Chilindrina (María Antonieta de las Nieves), una niña sin madre que vive con un padre desempleado, pícaro que debe la renta todo el tiempo, y que trata de sobrevivir a través de su astucia callejera de marginado social mexicano.

2. Profundo retraso educativo de México

Profundo retraso educativo de México
Los "niños" en la clase del personaje del profesor Jirafales no saben nada ni aprenden lo más mínim en su clase; están demasiado hambrientos, cansados y faltos de interés práctico o real con respecto a lo que les podría brindar la educación como para aprender algo, todo ello fruto de la pobreza extrema en la que viven la inmensa mayoría de ellos.

5. Visión de la élite sobre los pobres de México

Visión de la élite sobre los pobres de México
: No hay que olvidar que la serie la creó Gómez Bolaños bajo el mnandato de Televisda, en ese entonces la empresa mexicana más grande de todas y el mayor emporio de medios audiovisuales de Latinoamérica; su máximo jerarca, Emilio Azcárraga Milmo, señaló antes de morir que México estaba compuesto de una clase baja muy jodida que jamás saldría de su estado miserable, y "El Chavo del 8" confirma su visión: Los personajes, salvo excepciones, son egoístas, nada solidarios, carentes de visión o sueños trascendentales, preocupados sólo por subsistir, ignorantes, estúpidos, siempre tratando de sacar provecho del otro para beneficio exclusivo propio.

6. Falta de perspectivas

Falta de perspectivas
Ello queda muy bien reflejado en el constante estatus de pobreza y marginación de los personajes, pero queda mucho mejor reflejado en el supuesto último episodio que jamás se rodó y menos saió al aire; en él, Gómez Bolaños mataba a su personaje del Chavo mediante un accidnete automovilístico en el cual el conductopr huía sin ser apresado, y sin que a nadie le importara demasiado el deceso de un huérfano miserable.

1. Dejan qué pensar

Dejan qué pensar
Es por ello que hemos seleccionado cinco aspectos que son, discutiblemente, los mayores aspectos más desgarradores de la realidad socioeconómica mexicana que están retratados en el show y que pasan desapercibidos por las bromas que ni un niño de 6 años actual encontraría divertidas.

3. El clasismo

El clasismo
Este es clarísimo con los dos personajes más acomodados del show: "Quico" (Carlos Villagrán) es hijo de un fallecido mariner que goza de un hogar y juguetes, los cuales presume y jamás comparte frente a los niños más pobres de la vecindad, mientras que destaca su supewrioridad social al llamarles constantemente "chusma"; ñoño (Edgar Vivar), hijo del señor Barriga, de clase media, vive en otro barrio, ha viajado al extranjero, y es algo más culto que el resto del grupo; su gordura exhibe el símbolo antiguo (aún vigente en el México de la época) de la riqueza y la abundancia: Una persona obesa; como su padre, tiraniza a los niños con cobrarles la renta, además de exhibir sus juguetes, juegos y viajes.
Publicidad

Aporta una imagen

Select an image.

¿Qué te pareció?