5 razones por las que el 'Día de Muertos' es tan malo como ver telenovelas

Publicidad

Para estas fechas, siempre se repite lo mismo que cada año: la sobre adoración a la celebración del “Día de Muertos” y la condena ridícula hacia el Halloween.

La verdad, es hasta gracioso ver a las personas patrioteras defender el primero como si fuera la identidad de los mexicanos y como si el segundo, fuera un invasor malvado con pecas; y es curioso porque esas mismas personas celebran y viven tradiciones “venidas de fuera” además de vivir a la usanza y siguiendo la moda que nos llega desde el extranjero (lugar terrorífico para el mexicano, también conocido como el hábitat del extraño enemigo).

El mexicano vive con la comodidad y tecnología que llega del extranjero, pero cuando se trata de "costumbres" trata de defenderlas como si se tratara de alguien que pretende ultrajar a su madre, aún y cuando esas mismas costumbres hayan sido producto del mestizaje, y principalmente siendo la amalgama principal, tradiciones que "vinieron de otras tierras".

Estas son las razones por las que el "Día de muertos" es horrible:

Publicidad

Porque los altares son fúnebres y (muchas veces) terroríficos

Porque los altares son fúnebres y (muchas veces) terroríficos

Crédito: Google

Seguramente no soy el único, pero cuando era pequeño me daban pavor los altares de muertos con su incienso, y calavera (aunque sean de dulce) y una o varias fotos de personas muertas (que por cierto, casi siempre eran la peor que le sacaron en vida). Para los que sienten que es una tradición "indígena", les dejo de tarea que me digan de donde sacaban los pueblos prehispánicos el azúcar, las mandarinas, la caña de azúcar, la ropa, las fotos....

Porque es una hipocresía

Porque es una hipocresía

Crédito: Google

La gente dice que “odia” al Halloween pero le encanta ir a fiestas de disfraces, lo cual es una alegoría propia del “día de brujas”. El ir a una fiesta disfrazado de “catrina” no hace que esa tradición sea mexicana. Dicen odiar al Halloween, pero les encantan los disfraces propios de él. Digo, si quisieran hacerlo “mexicano” (prehispánico para los atolondrados) tendrían que disfrazarse de sacerdotes mexicas antropófagos.

Sí, así se imaginan que es el Halloween...

Sí, así se imaginan que es el Halloween...

Crédito: Disney

Porque es una imposición

Porque es una imposición

Crédito: Coco

Y no hablamos religiosamente, sino que la sociedad mexicana cae en esa contradicción esencial en la que cree que lo indígena es mexicano, tratando de querer rescatar un pasado que nada tiene que ver con nosotros, cultural, racial, culinaria y mentalmente. Lo más irónico del caso, es que el “día de muertos” se celebraba en la Europa medieval, y cuando llegó a esta tierra con los españoles, se mezcló con algunas tradiciones indígenas, conservando esencialmente lo europeo, empezando por el día y la usanza principal.

Porque promueve la xenofobia

Porque promueve la xenofobia

Crédito: Google.com

Por lo comentado arriba, el creer que algo es “mexicano” y es lo único “bueno” para nosotros los mexicanos, promueve el odio al extranjero o que lo venido de “fuera”, en una aberración apenas creíble. Otra ironía: el Halloween es ”malo” porque viene de fuera, pero han de creer que la Navidad es una celebración que surgió en Colima; odian lo extranjero pero el sueño de todo mexicano es tener un Mercedes Benz; odian lo extranjero pero vestimos con marcas de ropa gringas; odian lo extranjero pero todos tenemos un celular de una compañía japonesa o gringa; odian lo extranjero pero preferimos (y con razón) el cine gringo, italiano, sueco o alemán antes que la basura producida por chairos mexicanos.

Prefiero pedir (o que los niños pidan) dulces que “honrar” a los muertos

Prefiero pedir (o que los niños pidan) dulces que “honrar” a los muertos

Crédito: Google.com

La verdad, creo que los muertos deben descansar en paz. Se les puede recordar, pero de eso a dejarles en un altar lo que les gustaba en vida, creo que hay una diferencia racional que apenas si se puede entender que haya gente que lo siga haciendo. La inmensa mayoría de los niños lo que les gusta de éstas fechas es el hecho de disfrazarse e ir a pedir su “Halloween” o sus dulces, y no cómo los patrioteros ridículos dicen: “¿Me da mi muertito?” Yo doy dulces a los niños el 30 y 31 de octubre, el 1 y 2 de noviembre, no les doy nada.

¡Feliz Halloween a todos los niños que piden dulces!

¡Feliz Halloween a todos los niños que piden dulces!

Crédito: Disney

Publicidad
Imagen de Santino The Windwaker
Santino The Windwaker 30/10/2017 0 visitas

¿Qué te pareció?