6 Costumbres ridículas que tenemos los mexicanos y nos impiden ser de Primer Mundo

Publicidad

Los problemas del país, así como sus soluciones, tienen todos sus orígenes dentro de los mexicanos y su propia sociedad, por lo que conocer su formación histórica y sociocultural nos hará mucho más concientes del orígen de nuestros males y, por tanto, arrojará luz  sobre como solucionarlos. P or el contra rio, mientras no se abunde en la psique mexicana  será muy difícil entender los orígenes profundos y reales de nuestras carencias, miserias y absurdos que caracterizan a nuestro pueblo y, por ende, a  sus propios gobernantes.

Por ello, en este artículo nos planteamos tan sólo 6 costumbres tan acendradas como ridículas dentro de la mente, la  cultura y la  sociedad de nuestro país, y señalamos el por qué cuestiones tan comunes y mundanas de la na ción operan totalmente en su contra para detonar un desarrollo elevado, sostenido y con mínimos ob stáculos a fin de que M éxico por fin pueda ser una nación de Primer Mundo.

Publicidad

1. Mercados ambulantes y arquitectura fea

Mercados ambulantes y arquitectura fea
0
0 Votes
Claro, los mercados son totalmente necesarios, pero ninguno de ellos deberían estar situados en autovías de tipo alguno, ni obstruyendo el tránsito o tirando basura indiscriminadamente; pro otra parte, la arquitectura nacional moderna es, en su gran mayoría, muy gris, rudimentaria y careente de espacios verdes, todo lo cual debe de ser transformado en estilos imponentes estéticos y altamente amigables con el medio ambiente.

2. Trato social cortesano, indirecto y obsequioso

Trato social cortesano, indirecto y obsequioso
0
0 Votes
Eso sólo sirve oara ser palero y tratar de obtener contactos, prebendas y favores (de una efectividad muy cuestionable en ese aspecto), pero para lo que no sirve en absoluto es para aportar soluciones, debatir, conocerse realmente y cuestionarse a uno mismo y a su realidad a fin de transformarla adecuadamente.

Publicidad

3. Hábitos cerdísimos hacia la calle

Hábitos cerdísimos hacia la calle
0
0 Votes
No exigimos ni contribuimos a calles limpias, bien pavimentadas ni a resolver los problemas de recolección de basura y de fugas de agua. No nos importa nada que esté desde la puerta exterior del hogar privado hacia afuera, y eso redunda en focos de infección, fauna nociva, contaminación visual, olores a caca, inundaciones, baches, entre otras cosas.

4. Desdén hacia la educación

Desdén hacia la educación
0
0 Votes
Resulta muy difícil tener un pueblo capaz, ambicioso y competente si no se le da prioridad tanto gubernamental como dentro de cada hogar a la educación, no sólo en tendida como a la adquisición de habilidades y técnicas para la producción, sino también de valores públicos, políticos y cívicos que fomenten el respeto al prójimo, la conservación de la naturaleza, el autogobierno, la soberanía popular, la meritocracia y la rendición de cuentas.