6 Dolorosas razones por las que Bélgica y Polonia van a golear a México

Publicidad

Una vez más, Juan Cambios Osorio vuelve a sus andadas, y así será sin duda hasta que lo corran luego de fracasar rotundamente en la próxima Copa del Mundo de Rusia 2018, y lo que es peor, continua insuiltando y avergonzando cada vez más a la Selección Mexicana de Fútbol, pues esta vez ha convocado a dos jóvenes desconocidos que actúan en equis y ligas europeas de bajo nivel (Omar Govea y Uriel Antuna), y el argumento era el más tonto y banal que se le pudo haber ocurrido: Resulta que ambos estaban físicamente cerca del lugar en donde serán los 2 partidos de preparación de la selección en Europa.

De este modo, y junto a sus incontables experimentos pesudocientíficos, Osorio ha convertido al equipo nacional en una escuedra en la que cualquiera puede quedar y, por tanto, le quita todo aspecto aspiracional y de calidad como el espacio en el que sólo deben de militar los mejores futbolistas profesionales mexicanos en cada posición. Por ello, por su escasa efectividad en partidos definitorios a matar o morir, su falta de estilo de juego definido y dominado, así como por su carencia de figuras individuales de primer órden te señalamos 6 razones por las que la selección será goleada por Bélgica y Polonia en sus próximos juegos de preparación.

Publicidad

1. Hombre por hombre, Bélgica y Polonia son mejores

Hombre por hombre, Bélgica y Polonia son mejores
En especial, de media cancha en adelante, y basta revisar los equipos en los que militan, de titulares, tanto belgas como polacos: Mousa Dembélé del Tottenham Hotspur, Kevin de Bruyne del Manchester City, Eden Hazard del Chelsea, Romelu Lukaku del Manchester United, Dries Mertens del Nápoles, Piotr Zieliński del Nápoles, Kamil Glik del Mónaco o Robert Lewandowski del Bayern Munich.

2. No existe juego de conjunto mexicano

No existe juego de conjunto mexicano
Ante la falta de jugadores de primer nivel, la única esperanza de victoria de selecciones como México ante equipos mejores es el juego de conjunto y el parado táctico, pero las estratégias de Osorio son primarias, ridículas y predecibles,; usa jugadores en posiciones que no dominan, ubica a los jugadores en condiciones de rendimiento subóptimo, y ha hecho tantos cambios que no hay un entendimeinto implícito entre los jugadores.

3. A Osorio no le importa la selección

A Osorio no le importa la selección
O más bien, es un mercenario y un convenenciero que le importa en función de que eleve sus bonos como técnico y le permita, irresponsable e irrespetuosamente para con el fútbol mexicano, un campo experimental en donde demostrar la validéz de sus supuestas teorías, como las mentadas rotaciones.

4. A los dueños del fútbol mexicano tampoco les importa la selección

A los dueños del fútbol mexicano tampoco les importa la selección
No al menos de forma deportiva, sino sólo por su valor comercial, claramente Guillermo Cantú y Decio de María trajeron a Osorio por barato, porque les impresionó su verborrea y su educación, así como porque les ofreció calificar "caminando" al Mundial, lo cual es todo lo que le importa a la FMF y a Televisa.

5. Se siguen imponiendo los intereses comerciales frente a los criterios deportivos

Se siguen imponiendo los intereses comerciales frente a los criterios deportivos
A ningún director técnico medianamente serio y con autonomía para trabajar se le ocurriría llevar a jugadores que están en un mal momento deportivo como Chicharito, los infumables hermanos Dos Santos, Héctor Herrera, Araujo, Diego Reyes o Layún, y mucho menos convocar a dos chicos desconocidos cuando hay al menos 10 jugadores de esa misma edad o parecida que juegan mucho mejor que ellos en México, pero como el Chícharo sí vende camisetas, por eso lo siguen convocando.

6. Bélgica Y Polonia sí están bien conjuntados

Bélgica Y Polonia sí están bien conjuntados
Y no sólo eso, sus jaugadores atraviesan por un buen momento, han convocado a sus máximas figuras, y su calidad está entre las 10 mejores de la actualidad del fútbol mundial; a esto hay que agregar que a diferencia de en la goleada contra Chile, México no jugará en un estadio lleno de 30 mil o más simios gritando mentadas al portero localo, jugará con una grada llena de hinchas rivales, en un continente donde casi no hay mexicanos, y que en el caso del juego contra Polonia es muy probable que jueguen enmedio de cánticos y acciones racistas-supremacistas, en un ambiente que será muy adverso para los mexicanos.
Publicidad

¿Qué te pareció?