Los 6 personajes más inútiles que los mexicanos promedio consideran importantes

Publicidad

En nuestra historia nacional se le da mucho peso a relevancia a personajes que hicieron poco por sobresalir en las distintas instancias que les tocaron, o bien, que realizaron cosas que no tuvieron nada que ver con aquellas que la historia oficial contada les adjudica: Muchos de ellos murieron sin lograr sus objetivos, otros tuvieron un papel muy alejado del que nos enseñan en las clases de historia de la educación básica, otros se reducen a luchadores locales de impacto muy alejado de cubrir a la nación entera.

Es por eso que aquí te presentamos a seis personajes de nuestra historia cuya obra fue de lo más intrascendente, y que si sobreviven en el imaginario colectivo popular es debido a su engrandecimiento por parte de la retórica oficial, lo cual los ha elevado incluso a íconos de numerosos movimientos de izquierda, generalmente de tendencias ultra nacionalistas, indigenistas y de reivindicación campesina, y que la ignorancia popular de sus verdaderos hechos ha prevenido su ubicación objetiva como fracasados de la historia.

Publicidad

1. José María Morelos

José María Morelos
Tuvo una visión de una américa septentrional española de igualdad jurídica entre castas, así como de acertado proteccionismo económico y fomento a la agricultura y las manufacturas nacionales, el problema es que fue derrotado, juzgado pro la Iglesia, torturado y ejecutado tan sólo dos años después de su alzamiento. Ni sus ideas ni su rebelión tuvieron alcance medianamente nacional, limitándose a pequeñas zonas de los actuales estados de Michoacán y Guerrero.

2. Pancho Villa

Pancho Villa
Nadie duda de su origen popular y agrario, pero jamás representó a los peones acasillados, ni a los agricultores pobres, a los mineros o a la pequeña clase media de tenderos, posaderos, arrieros, comerciantes en pequeño o artesanos. Se fugó por un asesinato no planeado (en el que se dice intervino por salvar a su hermana de ser abusada); se convirtió en cuatrero para sobrevivir fuera de la ley en las montañas de Chihuahua y Durango; la "Revolución" fue un medio para olvidar su crímen, ocnseguir botín económico y retirarse tranquilamente con una vida desahogada en lo monetario, jamás para mejorar las condiciones del pueblo. Como parte de su búsqueda de dinero firmó para que una compañía de cine estadounidense grabara todas sus "hazañas" y sacara películas sobre él a cambio de regalías. Su invasión a Columbus, Nuevo México, se debió no a sentimientos nacionalistas de revancha histórica, sino porque el gobierno norteamericano dejó de apoyarlo en sus correrías.

4. Miguel Hidalgo

Miguel Hidalgo
No consiguió cargos importantes en el gobierno novohispano, ni su movimiento traería de vuelta a Fernando VII al trono español (eso lo haría la ineficacia de Napoléon y de sus hermanos); en vez de conseguir reconocimiento y privilegios del gobierno español sería tratado como hereje, rebelde, asesino y conspirador contra la Corona, siendo fusilado luego de polarizar al reino más que nunca a través de la guerra de castas que fomentó para ganarse a la mayoría de la población a su causa, y luego de no tener impacto fuera del centro-sur del país y de la región del Bajío.

5. Emiliano Zapata

Emiliano Zapata
Símbolo de la resistencia indígena y campesina en México, así como de los ideales populares "revolucionarios", Zapata no fue, curiosamente, indio puro (aunque sí campesino), ni pretendía una revolución campesina en todo México, ni era indigenista, ni luchó por mejorar las condiciones de vida de los peones que trabajaban en las haciendas en condiciones de servidumbre cuasi-feudales. Todo lo que quería era el respeto a los títulos de propiedad agraria virreinales de su comunidad (Anenecuilco, Morelos) y la devolución de sus tierras compradas por grandes inversores nacionales y extranjeros. Ello lo llevó a ser eliminado por Carranza, quien deseaba tierras en dicha comunidad.

6. Ignacio Zaragoza

Ignacio Zaragoza
Muchos lo ponen como el héroe que humilló y sacó de México a lso franceses, pero nada está más lejos de la realidad. Sólo ganó una batalla (Puebla) debido a un error de cálculo en la llegada de un destacamento Zacapoaxtla que debido a su tardanza e indisciplina pudo llegar contra los europeos por la retaguardia. Moriría pocos meses más tarde con una victoria que no impediría la creación del Segundo Imperio Mexicano, siendo el general Porfirio Díaz uno de los verdaderos artífices de la debacle militar francesa, en la que Zaragoza no tuvo nada que ver.

3. Vicente Guerrero

Vicente Guerrero
Fue un tipo medio tonto, nada creativo y un total perdedor que pretendia una independencia nacional operando aislado en algunos alejados rincones olvidados de los estados actuales de Guerrero y Oaxaca, dirigiendo células exiguas de rebeldes en franca decadencia y sin posibilidad alguna de ventaja. Tomó el indulto que le ofreció Agustín de Iturbide (el verdadero consumador de la Independencia) ante la obvia perspectiva de derrota segura. Jamás captó que su inútil oposición al Primer Imperio Mexicano lo condenaría a muerte al subir cándidamente al barco de un mercenario italiano, que lo asesinaría a nombre de Iturbide.
Publicidad

Aporta una imagen

Select an image.

¿Qué te pareció?