6 Razones por las que México apesta en los deportes

Publicidad

Sí, por desgracia, México más bien da pena ajena y vergüenza cuando se presenta en competencias deportivas internacionale de alto nivel, y pese a algunos grandes logros en la materia como los campeonatos de fútbol sub-17, la medalla de oro en los Olímpicos de Londres 2012 en esa misma especialidad, y los grandes campeones nacionales en boxeo, clavados, marcha, arquería o tae-kwon-do, los resultados deportivos nacionales vistos en proporción de sus más de 120 millones de habitantes, son extremadamente medriocres y escasos ya no digamos si se nos compara con países de Primer Mundo de población similar o menor, sino incluso con otras naciones latinoamericanas con muchos más palmarés relativos como Cuba, Brasil o Argentina.

¿Por qué no salimos campeones del mundo en fútbol? ¿Por qué tenemos menos medallas en conjunto en toda nuestra historia que sólo las de oro que sacan los E.U.A en una sola Olimpiada? La aparición de los seleccionados nacionales de fútbol en compañía de alcohol, drogas y 30 escorts a 1 escasa semana de enfrentarse en el Mundial de la especialidad a la poderosa Alemania por sí sola resuelve ambas interrogantes, pero aún así aquí te damos 6 poderosas razones pór las que eso no es ni será así nunca.

Publicidad

1. No poseemos la cultura deportiva europea

No poseemos la cultura deportiva europea
0
0 Votes
Esto es uno de los principales factores por los que naciones latinoamericanas con menor población que la nuestra pero que experimentaron la inmigración masiva de europeos en los siglos XIX y XX como Argentina y Uruguay nos superan por mucho en deportes, y el mismo hecho también ha ayudado en gran medida a que Brasil sea el gigante latinoamericano en la materia (así como en casi todo lo demás). La mentalidad competitiva, ganadora y de garra hacen que los deportistas de esas naciones vayan a ganar, no sólo a participar o a competir. En esos países el culto al cuerpo y la realización activa de algún deporte son parte activa generalizada de la vida y la cultura de dichas sociedades, por lo que hay una gran cantidad de personas físicamente en forma y especializadas en todo tipo de depoprtes que proveen material humano deportivo altamente competitivo a nivel internacional

2. No se juegan ningún deporte de manera organizada

No se juegan ningún deporte de manera organizada
0
0 Votes
Salvo en los escasos estratos sociales medios y altos nacionales (y eso sólo una pequeña parte de los mismos), la práctica del deporte (en especial del fútbol) aficionaod o amateur es completamente desorganizada, sin la presencia de reglas o de figuras arbitrales serias, entrenadas y bien capacitadas dentro del reglamento básicvo de cada juego como para hacerlas cumplir; tampoc existen canchas ni instalaciones reglamentarias, bien mantenidas y en número lo suficientemente abundante coimo para que cualquier persona pueda practicar deporte a una distancia cómoda de su hogar. En vez de ello, tenemos campos llaneros llenos de piedras, tierra y lodo, mal señalizados, de tamaño distinto al profesional, así como canchas sin canastas, sin porterías o con una miriada de otros desperfectos producto del abandono presupuestal. Esos campos son, en vez de fuentes de competitividad, espíritu deportivo, de enseñanza y formación deportiva, nidos de delincuencia, vagancia, alcoholismo, violencia y de consumo de drogas.
Publicidad

3. No es una parte integral de las escuelas a todos niveles en México

No es una parte integral de las escuelas a todos niveles en México
0
0 Votes
De por sí la educación en México, salvo honrosas excepciones, es una reverenda porquería que año con año nos pone en ridículo ante el resto de naciones de la OCDE, sin mencionar que ha sido clave en el mantenimiento tanto de la kakistocracia política-económica que nos rige como de la extensa pobreza y marginación de más de la mitad de los mexicanos. El deporte, hoy en día en México, no se enseña ni se fomenta, pues a lo máximo que llegan las clases de educación física es a meros ejercicios de calistenia y a desorganizadas cascaritas (casi siempre sólo de fútbol); si no se enseñan las reglas, no se practica organizadamente, no se fomentan valores de competencia, formación deportiva y mejora física, y si no se enseña de tal modo que dedicarse a un deporte de forma profesional pueda ser un camino para que el alumno se gane la vida, es perfectamente normal que del sistema educativo nacional apenas salga uno que otro deportista de alto nivel, y eso muy a cuentagotas.

4. En México no interesa lo deportivo, sólo lo económico

En México no interesa lo deportivo, sólo lo económico
0
0 Votes
Y seguirá siendo así mientras se mantengan los monopolios mediáticos-económicos como el que Televisa mantiene férreamente sobre el fútbol mexicano, el cual, por ejemplo, le tiene sin el menor cuidado si crece deportivamente o no, al menos mientras los mexicanos de uno y otro lado de la frontera consuman los partidos tanto de la Liga MX como de la Selección Nacional, y en donde la falta crónica de moral en la sociedad mexicana (como bien apuntó el destacado psicoanalista nacional, el Dr. Aniceto Aramoni, discípulo de Erich Fromm) hace que los directivos de la FEMEXFUT permitan fiestas con escorts dentro de una concentración mundialista y justifiquen un grito ofensivo, vulgar y homofóbico como una "tradición cultural mexicana". La prueba más contundente de la falta total de orientación deportiva en el deporte nacional la tuvo Christian Martinolli cuando le preguntó a Decio de María si había un estudio sobre las razones por las que se conquistó oro olímpico en fútbol, o por las que se lograron 2 títulos mundiales sub-17, a lo que el lacayo de Emilio Azcárraga III contestó con un seco pero categórico "no".