6 Señales potenciales de que vives en una colonia nice y fresa

6 Señales potenciales de que vives en una colonia nice y fresa
Publicidad

La Ciudad de México, y en general todo el país, está lleno de barrios y poblaciones que exhiben la enorme pobreza del pueblo mexicano, pobreza que no se debe en absoluto a la falta de producción de bienes y satisfactores por parte de nuestra población, sino que obedece a la enorme concentración de esa riqueza en manos de una mínima parte de los habitantes del país; por ende, y aunque son una verdadera minoría absoluta, también podemos encontrar pequeños bolsones de riqueza, bienestar y prosperidad en el país, representados por las colonias nice, fresas y de buen nivel económico.

En esta ocasión exploraremos tan sólo 6 signos clarísimos y típicos para diferenciar a estos oasis de órden y riqueza que sin lugar a dudas no sólo los situan muy aparte del resto de barrios del país, sino que además son tan constrastantes que parecería que estamos hablando de lugares situados en países totalmente diferentes,o incluso que están a un continente de distancia uno de otro

 

Publicidad

1. Poseen un arbolado exquisito, abundante y adecuado al clima local

Poseen un arbolado exquisito, abundante y adecuado al clima local
0
0 Votes
Estos barrios son punto y aparte frente al paisaje urbano terriblemente seco, parco, gris y prácticamente desprovisto de vegetación al 100% que constituye la amplia mayoría de las colonias en México. Aquí, la cubierta arbórea es muy abundante, lo mismo que los arbustos y las enredaderas, todo lo cual está bien dispuesto, y es además de especies que, aunque no son 100% nativas a la región correspondiente, sí son mucho más adecuadas de las que pululan en las colonias populares. Por ejemplo, en la CDMX, estas colonias están dominadas por árboles templados como liquidámbar, fresno, sicómoro, aliso, encino y ciprés blanco, mientras que especies tropicales exóticas como la casuarina, el eucalipto, el plátano, hule y las palmeras tropicales están casi totalmente ausentes del paisaje.

2. La arquitectura es más bella, conservada y europeizada

La arquitectura es más bella, conservada y europeizada
0
0 Votes
Es muy constrastante, por ejemplo, en el CDMX, el aire totalmente andino, sucio y acartonado de las colonias populares frente a los bellos estilos neoclásicos, barrocos y campestres mexicanos que predominan en las colonias de buen nivel económico del páis, que parecen haber sido sacadas de algún lugar del Cono Sur o de Europa;además, en estos barrios elegantes la cantidad y calidad de las construcciones modernas es muy apreciable, y desde luego es infinitamente superior a la que podría haber en barrios pobres a lo largo del país.
Publicidad

3. Ves bastantes individuos de raza blanca

Ves bastantes individuos de raza blanca
0
0 Votes
En gran contraste a la inmensa mayoría d elas zonas pobres, en estas colonias más pudientes ver a individuos caucásicos o blancos no es cosa rara o poco freecuente; sí, obviamente uno ve gente morena y de aspecto mestizo o nativo, pues son la mayoría de la población mexicana, y son tantos que es imposible no ver al menos a uno así en cualquier lugar, pero si visitas estos lugares te quedará claro al instante que la cantidad de blancos es muy apreciable. Para quien viva, haya vivido en estas colonias de buena posición económica, o haya crecido aquí, es también muy normal y común el tener conocidos, amigos, compañeros de clase o de trabajo, así como vecinos, que son descendientes directos y recientes de las numerosas colonias de extranjeros residentes en México, principalmente de origen español, estadounidense, alemán, italiano, judío, libanés o francés.

4. No hay tanta basura ni deshechos orgánicos en las calles

No hay tanta basura ni deshechos orgánicos en las calles
0
0 Votes
Sí, es verdad que sigue siendo México, y hay basura, suciedad y excrementos de perro en las calles, pero no lo hay en los niveles industriales que suelen verse con tanta frecuencia en los barrios más amolados de la nación. Si la colonia es al menos de clase media-alta, entonces es seguro que la cantidad de basura en la calle sea bastante limitada, mientras que, debido a que la gente suele tener un grado de educación cívica mucho más elevado, los excrementos de perro sean máximo de una décima parte de lo que se ve en la realidad de pobreza de la inmensa mayoría de los mexicanos. Obviamente, en estas colonias tampoco se ve una cantidad apreciable de animales callejeros, vagabundos o mendigos.