7 Formas de educar a tu mujer para que no se gaste tu quincena sin morir en el intento

Publicidad

Quizá no haya otro tema de discusión en el seno de la pareja como el manejo del dinero, ya sea éste ganado por uno o por ambos miembros de la relación. En todo el mundo, pero especialmente en México y en la mayor parte del resto de Latinoamérica, las finanzas familiares se debaten entre la escasez crónica de recursos económicos, la falta de una cultura financiera y la alta propensión absoluta y marginal a consumir característica del comportamiento del comprador de la región.

Los gritos, regaños, reproches y reclamaciones se exacerban con las acaloradas discusiones pro el uso que se le da al sueldo en la pareja, sin embargo, ésto no tiene necesariamente por qué ser así, y aquí te damos 7 tips de manejo eficiente de finanzas en el hogar con las que tanto tú como tu pareja y el resto de lso miembros de la familia podrán realizar sus deseos consumistas al mismo tiempo que pretendemos incrementar tu patrimonio económico.

Publicidad

1. Formen un presupuesto mensual

Formen un presupuesto mensual
Lo primero que toda persona, hogar, empresa u organización necesitan para comenzar con el pie derecho la búsqueda de sus objetivos es sin lugar a dudas saber con cuánto dinero cuentan, así como ubicar el origen de dichos ingresos. Siéntate toda una mañana o tarde con tu pareja frente a la computadora y calculen electrónicamente los ingresos de ambos a fin de asegurar que no hay ninguna distorsión fruto de los errores humanos, las omisiones o la mala fé, y corrobórenlo con sus cheques u otra información legal sobre los ingresos que tienen, y decidan quiénes, cómo y bajo qué circunstancias tendrán uso sobre los ingresos.

2. Hagan una lista de sus egresos mensuales

Hagan una lista de sus egresos mensuales
Empiecen por los gastos indispensables para la sobrevivencia y el mantenimiento del hogar (alimentación, vestido, transporte, vivienda, salud, esparcimiento y, si es el caso, educación), y posteriormente ubiquen e identifiquen fuentes de egresos que son absolutamente prescindibles, los cuales conocemos como "gastos hormiga": Los cafés de las mañanas, la goma de mascar, los tacos de suadero en la calle para la comida, el kit de maquillaje que se va a agregar a otros 6 o 10 similares, etc. Súmenlos y creen mecanismos de verificación y control para el otro que aseguren que existen mecanismos efectivos de vigilancia en donde la pareja ayuda a eliminar activamente dichos gastos innecesarios.

3. Generen ahorro

Generen ahorro
Ésto ha sido siempre el talón de Aquiles y la peor carencia tanto de familias como de empresas y gobiernos a lo largo de la mayor parte de Latinoamérica: La ausencia de ahorro, o bien, su despilfarro cuando lo hay. Elimina lo más que puedas egresos prescindibles, y acumula ingresos de todas las fuentes posibles (de ambos miembros de la pareja que trabajen, de rentas, inversiones, negocios o cualquier otra forma de entrada económica que tengas); si tus ingresos son limitados, siempre puedes hacer a un lado una muy pequeña suma para acumular, y con ello busca la manera de expandir las formas en las que ganas dinero, como los micro negocios tradicionales como los de comida rápida callejera, abarrotes al menudeo, ventas directas minoristas o los multiniveles, por ejemplo.

4. Fórmense metas de consumo, ahorro e inversión

Fórmense metas de consumo, ahorro e inversión
Una vez bien ubicado cuánto dinero se tiene pro mes, en qué se tiene que gastar, en qué se puede prescindir de gastos, y cuánto se puede ahorrar, procede a señalar, tú, tu pareja y el resto del hogar, en qué cosas quisieran gastar dinero en un periodo futuro determinado, cuánto ahorro se necesita para ello, cuánto dinero pretendes acumular en el periodo y, sobre todo, PON A TRABAJAR EL DINERO PARA TI EN VEZ DE QUE TÚ TRABAJES PARA EL DINERO; esto es, busca opciones de inversión accesibles para tu nivel de ingresos y de ahorro, eso sí, sea una caja popular, una sociedad de inversión, una cuenta de ahorro bancaria o cualquier otra forma de inversión, siempre verifica que esté regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, así como por el Instituto para la Defensa del Ahorro Bancario.

5. Mantengan un control mensual de sus patrones de ingreso, gasto y ahorro

Mantengan un control mensual de sus patrones de ingreso, gasto y ahorro
Cada vez que termine un mes, siéntense a checar si las metas en los diversos rubros económicos coincidieron con lo que realmente se hizo en cada materia presupuestal dentro del hogar. En caso de que no haya sido así, busquen e identifiquen las causas por las que hubo desvíos en el presupuesto; quizá si fue una emergencia médica ello sea entendible, pero si fue un desliz personal o de la pareja, o se incrementaron los "gastos hormiga", entonces deben buscar mecanismos más sólidos y aplicables de rendición de cuentas entre los miembros del hogar. Si el ahorro y la inversión subieron, busquen los factores que lo hicieron posible y, en caso de ser manipulables, replíquenlos y refuercenlos para aumentar el patrimonio económico familiar.

6. Verifiquen los resultados periódicos de sus inversiones

Verifiquen los resultados periódicos de sus inversiones
Una vez que han podido invertir, pregúntense para qué fines desean ese flujo adicional de ingresos. Pueden ser para un fondo universitario para cuando los hijos lleguen a la edad de ingreso a la educación superior; también puede ser usado para adquirir un hogar propio, más propiedades, un terreno, invertir en valores (metales preciosos, divisas fuertes, acciones, etc.) o bien para montar un negocio; el punto es que se destine a un fin productivo que genere mayores ingresos que antes para ti y tu familia. Cada que tu inversión termine un ciclo de capitalización, revisa los estados de cuenta y evalúa junto a tu pareja la conveniencia de meter tu dinero en dicha forma de ingreso, y compárala con otras opciones del mercado, así como con otras vías degeneración de dinero a las cuales podrías acceder.

7. Edúcate, sé siempre realista y ve poco a poco

Edúcate, sé siempre realista y ve poco a poco
Jamás, pero sobre todo si eres nuevo al manejo formal e inteligente de las finanzas personales,, así como a la generación de ahorro, esperes amasar una enorme fortuna de la noche ala mañana; en vez de eso sé siempre realista con tus objetivos de gasto, ingresos y de ahorro, y ve acumulando ingresos poco a poco, pues en algún momento llegarás a tener una buena cantidad de recursos, comienza tu inversiómn de forma modesta, adhiérete a tus metas de gasto y ahorro, y ve acumulando cada vez más poco a poco, yendo de forma constante de un medio de inversión menor hacia otro de mayor flujo de ingresos calculado a valor presente. Finalmente, edúcate financieramente, pregunta muchas cosas a los ejecutivos de cuenta y expertos que manejan tus inversiones y compra libros sobre la materia; dos grandes autores sobre estos temas son el nipón-americano Robert Kiyosaki o el alemán Jürgen Klaric.
Publicidad

¿Qué te pareció?