7 Maravillas naturales del mundo que te impactarán

Publicidad

La naturaleza, cuando es cuestión de enfrentarse a todas las obras humanas que se han hecho a lo largo de nuestra historia de civilización a nivel global, tiene poca o ninguna competencia, pues sus obras son un fascinante proceso de cambio, adaptación, extinción y aparición de nuevas formas de vida durante millones de años, todo ello de forma simultánea. Desafortunadamente, al estar la civilización inherentemente fundada en el uso de los conocimientos y el cerebro humanos para dominar la naturalea y adaptarla a las necesidades del hombre, dichas maravillas de la naturaleza han quedado en un segundo plano de manera injusta, pues continúan a pesar de que viven en un mundo plagado de seres humanos, muy alterado por la actividad antropogénica y en grave peligro por eso mismo.

Así, te traemos lo que es, a nuestro muy humilde juicio, las 7 más grandes maravillas naturales de la Tierra, las cuales ya tenían millones de años antes que las 7 maravillas del hombre de la antigüedad fueran siquiera pensadas, y aquí te decimos cuáles son.

Publicidad

1. Monte Everest - Entre Nepal y China

Monte Everest - Entre Nepal y China
En una cordillera de gigantes como la del Himalaya, el Everest es el pico más monstruosamente alto de todos, pues se alza a 8,848 metros sobre el nivel del mar. Es tan alto que nada vive en su cima, y son pocas las aves migratorias que lo atraviesan por encima en vuelo de norte a sur (y viceversa) en sus migraciones estacionales entre Eurasia templada y la tropicalísima India. Sus picos de nieve eterna y su silueta imponente que se alza por encima de las nubes son imagenes que evocan desafío, majestuosidad y libertad.

2. Aurora boreal - Norte de Alaska, E.U.A

Aurora boreal - Norte de Alaska, E.U.A
Es verdad que las llamadas "luces del norte" se pueden ver desde numerosos lugares: Canadá, Finlandia, Noruega, Suecia, Islandia, Siberia, pero en ningún lado se ven tan brillantes y luminosas como en el norte de Alaska, un sitio privilegiado para verlas por sus muchas noches despejadas, que aseguran una visibilidad impecable. Estas luces de intensos azules, verdes, anaranjaddos, amarillos y escarlatas en ondas sucesivas son el resultado del choque del viento solar contra el campo magnético de la Tierra, el cual, obviamente, sólo se encuentra en los Polos, y sí, también se pueden ver en el Hemisferio Sur, pero la inmensa mayoría de los lugares de avistamiento de las Auroras Australes están en pleno Océano Pacífico o Atlántico meridionales.

3. Parque Nacional del Serengueti - Tanzania

Parque Nacional del Serengueti - Tanzania
Pese a que la "Era de los mamíferos" vio a grandes representantes de nuestros primos y compañeros de órden animal en los 5 continentes durante las últimas Edades del Hielos, sólo en África subsahariana perdura más o menos inalterado un escenario de ese pasado de abundante megafauna mamífera en la actualidad, y en pocos lugares están tan protegidos y conservados como en el Serengueti. Aquí se conserva un ecosistema de pradera y sabana tropicales, así como sistemas complejos de depredador-presa íntegros como fueron hace 10 mil años: 30 especies diferentes de antílopes, 5 de grandes felinos carniceros, además de enormes cantidades de grandes herbívoros como elefantes africanos, rinocerontes (negro y blanco), jirafas, cebras, jabalíes verrugosos, hipopótamos, entre otros, además de que el cocodrilo del Nilo es parte funcional de los ríos de la región. Un regocijo para la vista y una muestra que el planeta no nos necesita, lo ha hecho muy bien solo sin nosotros, quizá mejor que desde que decidimos, tontamente, que estábamos por arriba del mismo.

4. Barrancas del Cobre - México

Barrancas del Cobre - México
El cañón más profundo de toda Norteamérica es un escenario de impresionantes y agrestes bellezas naturales contrastantes: Cascadas altísimas, montañas picudas cubiertas de densos bosques de encinos, pinos y otras coníferas, mientras que alrededor, en los valles, se alternan sabanas de encino-enebro, encinares bajos, bosques de galería de arces, nogales, fresnos, sicómoros y pinabetes, e incluso zonas tan calurosas en las más hondas cañadas que se presta a cultivos tropicales como la piña y la papaya; una tierra dura de rocas, árboles, agua y arena seca antaño sobrevolada por águilas reales, y recorrida por venados, pavos, pecaríes, lobos mexicanos, osos grises, pumas y jaguares, y hoy escamoteada a su vida silvestre. Una de las máximas joyas naturales de nuestro país.

5. Cataratas Victoria - Zimbabwe

Cataratas Victoria - Zimbabwe
En esta nación del sureste de África se esconde una bellísima maravilla natural: Una gigantesca cascada de nada menos que de 17 kilómetros de ancho y 108 metros de alto que forma una cortina de humo levantada desde sus profundidades, y cuyo eterno rocío forma, junto a los rayos del sol, gigantescos arcoiris diarios a determinadas horas del día. Fue descubierta para Occidente por el explorador y naturalista británico David Livingstone apenas hacia alrededor de 1898, y nombradas en honor a su soberana, la reina Victoria I de Inglaterra.

6. Gran Barrera de Coral - Australia

Gran Barrera de Coral - Australia
El mayor arrecife de coral continuo del mundo mide 2 mil 600 kilómetros de largo, y es totalmente visible desde el espacio exterior, como lo pueden constatar testigos e imágenes desde la Estación Espacial Internacional. También contiene la mayor biodiversidad tanto de corales como de peces y mariscos de tipo tropical en todo el mundo. El cambio climático ha hecho que ahora el 95% de la Gran Barrera de Coral australiana se haya tornado blanca (siendo originalmente de una multitud de colores amarillos intensos, violetas, lilas, verdes, rojos, azul zafiro, anaranjados, entre otros), y que por lo tanto la gran mayoría de la Barrera esté en peligro de desaparición total a corto y mediano plazo.

7. Torres del Paine - Chile

Torres del Paine - Chile
Los Andes son majestuosos en todo su recorrido de norte a sur por toda la mitad occidental de Sudamérica, pero sólo en su extremo meridional, en la Patagonia chilena, alcanzan una apoteosis sublime cuando se sumergen bruscamente sobre el frío Océano Pacífico del sur, formando glaciares, fiordos, bahías y ensenadas enmarcadas y ensombrecidas por altos picos de nieves eternas, de los cuales las Torres del Paine son las últimas sobre tierra firme, todo en un mosaico de playas, matorrales, estepas y bosques de hayas del sur- coníferas, en el que se pueden ver al mismo tiempo cóndores andinos y elefantes marinos.
Publicidad

¿Qué te pareció?