8 Chairadas que dice la gente para no festejar Halloween y sí el Día de Muertos

Publicidad

El Día de Muertos tradicional mexicano hace mucho que ha pasado de ser una simple festividad netamente mexicana (y aún así, no común ni típica en todo nuestro país), a un evento cultural multitudinario que ha rebasado nuestras fronteras, se ha popularizado en todo el mundo y se ha transformado en parte integral de la cultura popular universal. De la mano de esta expansión mundial ha venido, así mismo y de manera irónica, un fuertísimo movimiento de reivindicación nacionalista mexicano cuya bandera más destacable es, precisamente, esta muy peculiar y única festividad, fruto del sincretismo entre el catolicismo introducido por los españoles y las diversas creencias prehispánicas sobre la muerte y la transmigración del alma después de la vida, elemento este último que ha prevalecido.

Así, la supremacía del Día de Muertos en las celebraciones de estas fechas por encima de otras expresiones culturales análogas extranjeras es una marca principal de los movimientos chairos o de extrema izquierda, y lo es más cuando se trata de desplazar a la costumbre del odiado y próspero vecino del norte: El Halloween; de este modo, te traemos las 8 razones más comunes que los chairos ofrecen para privilegiar el culto nacional a los muertos sobre el muy estadounidense Halloween.

Publicidad

1. Hay que privilegiar todo lo nacional

Hay que privilegiar todo lo nacional
0
0 Votes

Crédito: El Universal

Hoy vivimos en un mundo lleno de nacionalismos, y México no ha escapádo a esta tendencia mundial, sobre todo tras el aplastante triunfo de AMLO y la derrota de 37 años de globalización y entreguismo derechista; así, el grito chairo es el de rechazar sistemáticamente todo lo extranjero en aras de abrazar lo nuestro ya que, al hacerlo y de acuerdo a esta lógica, engrandecemos y enriquecemos a nuestro país en prejuicio de los extranjeros.

2. El Halloween es una costumbre ajena a lo nuestro

El Halloween es una costumbre ajena a lo nuestro
0
0 Votes

Crédito: El Sol de México

Uno de los corolarios o resultados del punto anterior es que todo lo extranjero es improcedente y absurdo debido a que refleja otra cultura, es decir, una forma totalmente diferente de expresar, comprender y de pensar el mundo y la realidad, en este caso, la de la muerte, lo sobrenatural y lo desconocido; desde un punto de vista nacionalista (una postura chaira en México, a diferencia de su tono marcadamente derechairo en otros países), nuestro Día de Muertos es mejor porque es voluntad popular milenaria, heredada de los ancestros y que marca el carácter único del pueblo mexicano como heredero de civilizaciones originales de alta cultura.

Publicidad

3. El Halloween es símbolo del dominio de E.U.A sobre México

El Halloween es símbolo del dominio de E.U.A sobre México
0
0 Votes

Crédito: El Imparcial

El segundo corolario o implicación del primer punto estriba en que el Halloween, al ser un producto cultural derivado de la conformación étnica y socio-histórica del peor enemigo histórico de México (los E.U.A), diametralmente distinta a nuestro ser nacional, es por tanto una manifestación más del dominio y del colonialismo estadounidense en nuestro país, mismo que lleva sojuzgado y explotado desde nuestra aplastante derrota frente a los norteamericanos en 1845. Por tanto, que un mexicano celebre Halloween es, para un chairo, celebrar la dominación de E.U.A sobre México, mientras que celebrar Día de Muertos es afirmar nuestra soberanía e independencia, al menos en lo cultural.

4. El Día de Muertos es parte de nuestro orígenes raciales, étnicos y culturales

El Día de Muertos es parte de nuestro orígenes raciales, étnicos y culturales
0
0 Votes

Crédito: Notimex

Por supuesto, para los chairos, celebrar por todo el país el Día de Muertos es reafirmar los orígenes netamente indígenas y prehispánicos de casi todos los mexicanos (especialmente los de extracción netamente popular), y en cierta manera tienen razón: Pese a que la celebración está sobrepuesta con la muy católica y europea celebración de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, en realidad es sólo un barniz y unas fechas sobrepuestas para la realización de ritos indígenas mesoamericanos típicos, sobre todo, en varias naciones de étnia náhuatl (purépechas, tlaxcaltecas, totonacas, otomíes, aztecas, popolucas, chinantecas, entre otros), en los que los elementos culturales (los altares, las ofrendas, el colorido chillón del decorado, las flores de cempasúchitl, y las "calaveritas" son total o casi totalmente de origen precolombino). Para un chairo, celebrar Día de Muertos es celebrar una especie de segundo día de la resistencia indígena, y quizá sea una forma más vehemente de expresar la verdadera independencia de España que el tradicional "grito" de cada 15 de Septiembre.