Así se compone la naturaleza gringa, y te impactará aunque no lo reconozcas.

Publicidad

Los Estados Unidos comprenden un territorio continental continuo de casi 10 millones de kilómetros cuadrados que se extiende, en línea recta, por alrededor de 5 mil kilómetros desde el Atlántico al Pacífico, y que de norte a sur va de los 47° a los 23° de latitud norte. Ubicado casi totalmente dentro de la zona templada del Hemisferio Norte, en las latitudes medias, es zona de choque de masas de aire polar en invierno, de aire cálido procedente del sur en verano, así como de vientos del oeste dominantes todo el año, todo lo cual condiciona una gran variedad de climas, cuyo único denominador casi totalmente común es la amplia variación estacional que dicho país sufre, derritiéndose en temporada calurosa y congelándose en la fría.

A pesar de esas durezas climáticas, ese país (odiado a muerte y a la vez admirado por muchos mexicanos) posee una de las mayores variedades de ecosistemas terrestres de todo el mundo, casi tan grande como la de nuestro país y, como México, poseedor de casi todos los biomas de la Tierra, las cuales te traemos y explicamos en este artículo.

Publicidad

1. Praderas templadas

Praderas templadas
Se encuentran en el centro geográfico de los E.U.A, y van desde estados como Iowa, Kansas y Oklahoma en el oriente hasta Wyoming, Montana y Colorado en el occidente, muriendo en las faldas más bajas de las montañas Rocallosas, Se compone de tres tipos de pastizales, de oriente a oeste: De pastos largos, que crecen entre 0.8 y 2.5 m. de alto; de pastos mixtos, que contienen una mezcla de pastos altos y bajos, de entre 0.4 y 0.7 m. de altura; y pastos cortos, de 0.1 a 0.3 m. de estatura. Aquí los árboles son casi totalmente inexistentes, salvo en las sabanas de roble-hicoria del extremo oriental, y sólo existen en abundancia a lo largo de los ríos, constituyendo "bosques de galería" de olmo, almez, tilo, pacana, roble, nogal, hicoria, sicómoro, álamo y abedúl. Esta región poseyó una de las mayores concentraciones de grandes mamíferos fuera de África tropical, con grandes cantidades de bisontes, berrendos, venado cola blanca, gallina de la pradera, pavos silvestres, perritos de la pradera, wapitíes, osos grises y negros, lobos, coyotes, zorro gris, hurones, entre otros, remanentes de la fauna de las Eras del Hielo, hasta hace 10 mil años. En la foto: Tierras malas de Dakota del Sur.

2. Desiertos calientes

Desiertos calientes
Éstas zonas áridas son la extensión más norteña, en los Estados Unidos, de los Desiertos Sonorense y Chihuahuense de nustro país, y comprenden el tercio más sureño de los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas (el suroeste gringo); aquí también se incluye al Desierto de Mojave, de mayor altitud y latitud que los otros 2 y, por consiguiente, más frío y extremoso. Aquí las nevadas son más fuertes y comunes que del lado mexicano, y la vegetación comienza a incluir más vegetación adaptada al frío, mientras que las cactáceas empiezan a disminuir en número de individuos y variedad de especies. La vegetación es una mezcla de especies sureñas como la gobernadora, la jojoba, el hojasén, el sangregado, el agave, el izote, el ocotillo, los nopales, las biznagas, las chollas y los saguaros gigantes con aquellas de influencia norteña como la artemisa, el chamizo, la salvia-lúpulo, la mata negra y las chamisas, siendo la fauna, originalmente, muy parecida a la de la parte mexicana, así como el extremo noroccidental de distribución natural de animales como el jaguar, el ocelote, el lobo mexicano, el coatí o el pecarí de collar. En la foto: Valle de San Bernardino, Arizona.

3. Selvas tropicales húmedas

Selvas tropicales húmedas
Están limitadas al sur de Florida, desde el sur de Orlando hasta los Cayos de la Florida, entre el Atlántico y el Golfo de México, y son la expresión más norteña de la flora tropical húmeda caribeña, por lo que los árboles son diferentes de aquellos encontrados en selvas tropicales húmedas siempre verdes en México. El ecosistema es un mosaico de praderas inundadas subtropicales, sabanas de pino y "hamacas" o islas altas de selva tropical mezclada con algunos elementos florísticos templados. La flora está compuesta de ébano, caoba caribeña, palo fierro, gumbo-limbo, palma real, aguacatillo, ciprés calvo, encina sureña, uva de mar, mangle negro, cedro rojo tropical, pino ellioti y palmera sabal. La fauna es subtropical, con algunos elementos tropicales, e incluye (o debería de) alligator o caimán americano, coatí, mapache, mocasín de agua, pecarí de collar, venado cola blanca, pantera de Florida, coyote, ardilla gris, cocodrilo americano, manatí, zopilote, zorrillo y jaguar. En la foto: Churchouse Hammock Trail, Florida.

4. Bosques templados caducifolios

Bosques templados caducifolios
Como las selvas tropicales secas, estos bosques también tiran sus hojas durante una parte del año, pero a diferencia de ese tipo de selvas (muy extendidas en México) aquí se deshechan las hojas a fin de evitar que se quemen y dañen con temperaturas bajo cero durante 3 a 5 meses del año, además, ello sirve para evitar la desecación de los árboles pues el agua está en estado sólido (hielo), y no permite que los árboles la absorban desde el suelo. También son distintos de sus contrapartes tropicales en que antes de caer asumen hermosos y muy vivos colores durante el otoño, por entre 2 semanas a 2 meses enteros. Se extienden de norte a sur, desde el centro de Maine hasta el centro de Florida, y de oriente a poniente desde el Océano Atlántico hasta estados como Missouri, Iowa, Arkansas y el este de Texas. Poseen una de las mayores biodiversidades florísticas de toda Norteamérica, con especies tales como el roble blanco americano, tilo blanco, manzanillo, hicoria ovada, arce azucarero, haya americana, roble rojo del norte, falso castaño amarillo, liquidámbar, pino blanco oriental, castaño americano, falso abeto, hicoria blanca, nogal negro, abedúl dulce, campana de plata, palo amarillo, magnolia pepino, cafetero de Kentucky, roble negro oriental, arce rojo, abedúl amarillo, sicómoro, magnolia de hojas grandes, entre otras muchas especies de árboles nativas. La fauna incluía especies como lobo rojo, venado cola blanca, puma, pavo silvestre, pato del bosque, bisonte, ánade, halcón cola roja, zorrillo, zorro rojo, wapití, mapache, ardilla gris, gato montés, zopilote, coyote, periquito de Carolina, paloma migratoria, víbora cabeza de cobre, cascabel del bosque, ganso canadiense, oso negro y, en el sur de la distribución de este ecosistema, jaguar. En la foto: Hoosier National Forest, Indiana.

5. Bosque templado lluvioso

Bosque templado lluvioso
Es un tipo de bosque de enormes cantidades de lluvias anuales, el análogo templado de las selvas tropicales lluviosas, pues recibe hasta 5,000 mm. promedio de agua durante un año. Por ello, el crecimiento de lianas, musgos, helechos y líquenes es enorme, cubriendo por completo los troncos de los árboles, los cuales, gracias a la baja variación de temperaturas estacional así como por la gran disponibilidad de agua, crecen a tamaños gigantescos, siendo algunos de los árboles más grandes del mundo: Secuoya roja, falso abeto del Pacífico, abeto grande, pícea Sitka, cedro amarillo, cedro rojo occidental, abeto del Pacífico, pinabete de Brewer, abeto noble, arce de hojas grandes, roble de Óregon, entre otros. Se encuentra en una franja a lo largo del Pacífico noroeste de no más de 300 km de ancho, del extremo norte de California hasta la frontera canadiense, llegando hasta el sur de Alaska. La fauna incluye al venado bura, castor, puma, oso negro, oso gris, ardilla roja occidental, pájaro carpintero, marta, tuza, marmota, salmón, trucha, wapití, nutria de río y águila de cabeza blanca. En la foto: Olympic National Park, Washington.

6. Desiertos fríos

Desiertos fríos
Pertenecen a esta categoría las zonas áridas de la llamada "Gran Cuenca", así como las planicies de la Altiplanicie del río Colorado, en los estados de Nevada, oriente de California, oeste de Utah, norte de Arizona y Nuevo México, así como el sur de Colorado, Idaho y Wyoming. Estos desiertos se clasifican como fríos debido a las temperaturas bajo cero y la abundante caída de nieve durante cada invierno, lo cual limita mucho el desarrollo de cactáceas y arbustos áridos sureños, como los que dominan los desiertos mexicanos. En su lugar, predominan matorrales bajos como los de artemisas, chamizos, salvias blancas, chamisas, cola de borrego, cebada silvestre, hierba de San Nicolás, salvia-lúpulo y mata equina, muy resistentes a las bajas temperaturas. La fauna debería de contener al berrendo, borrego cimarrón, ardilla de tierra, tuza, hurón de patas negras, víbora de cascabel occidental, venado bura, lobo, puma, coyote, cuervo, halcón peregrino y liebre de orejas negras. En la foto: Parque Nacional de la Gran Cuenca, Nevada.

7. Matorrales, florestas y bosques mediterráneos

Matorrales, florestas y bosques mediterráneos
Este ecosistema es la continuación hacia el norte de los matorrales y las serranías mediterráneas del noroeste de nuestra Península de Baja California, y llegan hasta el sur de la Bahía de San Francisco (en el oeste), y a las montañas Klamath-Siskiyou, en el sur de Óregon, hacia el oriente. Tienen un clima idéntico al de lugares como el centro y el sur de España, Tierra Santa, Túnez, el sur de Turquía o el centro de Chile, de inviernos frescos, lluviosos y con nieblas frecuentes, primaveras secas templadas, veranos ardientes muy secos, y otoños templados, nublados y semi-húmedos. Se caracteriza por ser un mosaico de matorrales, florestas abiertas y bosques cerrados de coníferas, dominados por vegetación como manzanitas, lupinos, salvias, mejoranas, enebros, artemisas, chamizo, chirrionera, toyón, encina costera, encina del interior, robles del Valle, pino azucarero, ayarín, pino de Coulter, pino ponderosa, abeto blanco, roble azul, pino gris, ciprés Tecate, piñonero monoaguja, ciprés de Monterey, pino Obispo, sicómoro de California, pino de Jeffrey, secuoya gigante y abeto de Santa Lucía, entre otros. La fauna está (o estuvo) constituida por coyote, lobo, pavo silvestre, cóndor de California, venado bura, liebre, berrendo, borrego cimarrón, águila de cabeza blanca, ardilla listada, marta, ardilla de California, pájaro carpintero, entre otros. En la foto: Sierra National Forest, Sierra Nevada, California.

8. Bosques templados mixtos de coníferas

Bosques templados mixtos de coníferas
Estos bosques incluyen las pocas "islas en el cielo" del suroeste gringo, que son el extremo más norteño de los bosques de pino-encino de las Sierras Madres Occidental y Oriental en México, pero sobre todo se refiere a los bosques que cubren las elevaciones bajas y medias de las Montañas Rocallosas, del norte de Nuevo México hasta Montana y el nororiente de Washington, los cuales contienen elementos florísticos mucho más emparentados con los de las montañas del oeste de Canadá, como falso abeto del oeste, alerce de montaña, pino blanco del oeste, pino contorto, ayarín, pinabete azul, pícea de Engelmann, pino ponderosa, pinabete blanco, alerce occidental, abeto subalpino, pino hoyuco y álamo temblón. Hacia el sur, en las montañas del sur de Arizona y Nuevo México se pueden encontrar especies vegetales existentes en México como encino quiebrahachas, encino gris, pino apache, pino blanco norteño, pino de Arizona o abeto blanco. La fauna, en algunos puntos remotos, está intacta, e incluye al oso gris, lobo, cabra de Dahl, borrego cimarrón, castor, tuza alpina, águila real, marmota americana, pavo silvestre, oso negro, glotón, venado bura, wapití, caribou, cuervo, trucha, liebre alpina, cisne trompetero, entre otros. En la foto: Montañas Rocallosas en Colorado.
Publicidad

¿Qué te pareció?