Big Sur

Publicidad

A lo largo de 150 kilómetros de la costa de California, Big Sur emerge en un espectacular encuentro entre el embate del mar y el inhóspito territorio virgen. Las campanas empezaron a repetir cuando el cielo aún estaba salpicado por las últimas estrellas. Mientras el cielo sobre Big Sur, California, cambia a un tono índigo, luego a blancuzco y después azul, el mar aparece (más de 300 metros abajo) enmarcado por delgados eucaliptos y doradas cortaderas argentinas de más de dos metros de alto que se balancean con el aire. A lo largo de la costa, hacia el sur, las colinas que descienden hasta el océano se extienden como leones dormidos. Unos cuantos monjes con capuchas blancas caminan por un sendero sinuoso en donde las mariposas monarcas naranjas y negras revolotean sobre las flores silvestres. A la luz del amanecer sólo se escucha el cantó de los pájaros y el roce de los conejos entre la maleza.

Publicidad

1. El crepúsculo y la niebla

El crepúsculo y la niebla

Ocultan los límites entre roca y agua. Fotógrafos y pintores buscan desde hace mucho la interacción de los acantilados y las ensenadas del Big Sur. 

2. Cada año

Cada año

Más de tres millones de visitantes transitan por los traicioneros recodos de la autopista 1 y cruzan sus grandes puentes arqueados, sus estrechos pasajes y las curiosidades geológicas, justo al norte.

3. Los desfiladeros

Los desfiladeros

Cubiertos de maleza se convierten en túneles de viento cuando el aire sube desde el pacífico, abriéndose paso por un estrecho cañón.

4. Antiguos pobladores del Big Sur

Antiguos pobladores del Big Sur

Durante milenios, los únicos pobladores de Big Sur fueron indios, quienes se sostenían sacando el mayor partido de la extraordinaria variedad de recursos del área; en primavera comían verduras en los prados; en el otoño bellotas de los bosques de roble y, durante el invierno, pescado de las aguas costeras que tenían almacenado.

5. Las últimas luces

Las últimas luces

Tiñen el aire y la tierra con una gama de sombras violeta y bermellón mientras las columnas de humo de un incendio perforan la niebla que viene del Pacífico.

Publicidad
Imagen de
05/05/2016 0 visitas

¿Qué te pareció?