Celebridades que son muy estrictos y disciplinados con sus hijos

Publicidad

Estos famosos que son como capataces con sus hijos a la hora de la educación. Seguirles el paso no estaría mal, con eso de que la sociedad cada vez se pervierte más. Ellos son un caso curioso porque trabajan en un medio muy exigente y poco amigable con la paternidad

Estas celebridades saben lo difícil que es estar en un medio como en el que han hecho carrera, así que al críar a sus hijos han sido muy cuidadosos y han puesto reglas y normas bastante estrictas que les han ayudado a formar a sus hijos para evitar que caigan en adicciones o malas influencias, e incluso, que si deciden dedicarse a alguna profesión en el medio, siempre vayan por el buen camino y no se dejen envolver por todo lo negativo que puede tener el mundo del espectáculo.

Sin embargo, algunos de estos famosos sí que se mandan un poquito con las exigencias que tienen con sus hijos.

Publicidad

1. Jessica Alba.

Jessica Alba.
0
0 Votes

Crédito: Hola.

La actriz asegura que es estricta con sus hijos a pesar de ser pequeños. Por ejemplo a su hijo de 2 años le obliga a que, si no la obedece, se voltee hacia la esquina de la pared con la nariz recargada. Eso le garantiza un buen castigo y aprender la lección, según ella. 


2. Mariah Carey.

Mariah Carey.
0
0 Votes

Crédito: Ser Padres.

Aseguró en una entrevista que ella es severa con sus hijos, quienes con tan sólo escuchar su voz estremecen. "Mi voz es la que más se escucha en toda la casa. Con tan sólo escucharla se quedan pasamados", aseguró.


Publicidad

3. Los Beckham.

Los Beckham.
0
0 Votes

Crédito: Vogue.

David y Victoria Beckham confiesan que son estrictos con sus hijos para que no sean criticones con las personas. "Les enseñamos a tratar y ser muy cordiales con la gente". A muchos muchachos caguengues mexicanos les vendría bien una educadita así, ¿no creen?


4. Madonna.

Madonna.
0
0 Votes

Crédito: Europa Press.

Crría el año 2005 cuando dijo a una prestigiosa revista que era estricta con sus hios en el sentido de que no permitía que comieran caramelos, ni helado, ni que vieran televisión porque "sólo hay basura". Y tenía razón. Hoy sus hijos ya son más grandecitos y parece que los jalones de orejas les funcionaron de maravilla.