Cenas navideñas que solo las chach4s tienen

Publicidad

Seamos realistas. La eterna y típica imagen de cena navideña que vemos constantemente en los comerciales y películas de la temporada corresponde a una tradición netamente gringa, pues allá el pavo no sólo es un símbolo navideño, sino un ícono histórico que simboliza el triunfo de la colonización británica y europea en general ante los indígenas norteamericanos y la inclemencia de los inviernos en su nueva tierra, tampoco es mexicana la tradición del bacalao (eso es totalmente español, pues allá las pesquerías son muy ricas en dicho pez, y el pescado en general es muy consumido en promedio, muy a diferencia de nuestro país), y no se consumen aquí salvo en las clases medias-altas y altas, las cuales también son los sectores culturalmente más americanizados y europeizados de nuestra sociedad; en México se comen cosas que, aunque quizá sabrosas, son muy nacas, y ello le ha valido que sean consumidas por sectores populares como las chachas, albañiles, obreros, comerciantes en pequeño, empleados y burócratas de bajo nivel, entre otros.

Admitidamente, ello en gran medida es derivado de los raquíticos sueldos y la pobreza crónica de un país en caída libre desde hace más de 37 años, por lo que tampoco es que tengan demasiadas opciones para escoger, excepto lo más barato que haya, como en su alimentación ordinaria, y ello coincide con los platillos más típicamente mexicanos (con sus excepciones), algunos de los cuales te presentamos a continuación.

Publicidad

1. Pollo KFC

Pollo KFC
De verdad, estos restaurantes de comida rápida siempre están atiborrados de gente de clase media-baja o popular que, por alguna extraña razón adoran a estos pollos grasosos y de sabor medio soso.Esta opción, por relativamente económica, es de las soluciones más socorridas de esta gente para una cena navideña ante la falta crónica de dinero, pues te retacan de piezas de pollo, ensalada, salsas y hasta bisquets con mermelada, sin olvidar que incluye refrescos tamaño familiar; debe ser la única comida extranjera que el mexicano de clase popular agrega comúnmente a su dieta y a su Navidad.

2. Pozole

Pozole
Platillo mexicano por antonomasia, y hasta se podría decir que es la quintaesencia de la mexicanidad, por rendidor y gracias a sus ingredientes económicos en general, no sorprende que en México sea probablemente el platillo navideño más común, y de hecho, antes de la apertura comercial indiscriminada del país éste era el plato típico nacional de Navidad, con un simbolismo, en nuestro país, al que tiene el pavo relleno en los E.U.A.

3. Tostadas de pata

Tostadas de pata
Esta porquería incomible, que parecen coágulos de una especie de plástico raro, también son hiper típicos en las navidades de los nacos nacionales; de hecho, en muchas ocasiones también acompaña al pozole en su misión de atiborrar con cosas baratas y hacer olvidar la carencia de comida que generalmente tiene la mayoría de la población nacional a diario.

4. Tamales

Tamales
Esta es otra verdadera tradición navideña mexicana: Tamales de dulce y de masa (estos últimso verdaderamente asquerosos e incomibles) en el desayuno, generalmente junto a atoles o champurrados (verdaderas masas de harina seca de maíz por todas partes), y salados, generalmente de pollo, cerdo, rajas y otro tipo de rellenos ya en la cena; esto en clases bajas es de rigor, pues también llenan bastante en pequeñas porciones.

5. Pollo rostizado

Pollo rostizado
Este platillo se agregó a las mesas navideñas de la mayoría de los mexicanos luego de la terrible crisis económica y despertar a nuestra cruda y jodida realidad tercermundista luego de la debacle financiera y cambiaria de 1994, a partir de ahí, comprar un pollo de 70 pesos, que alcanza para toda la familia, siempre ha sido mucho más viable que adquirir un pavo de 350 a 400 pesos, irónicamente, mientras que los pollos vinieron con los conquistadores y colonos españoles, los pavos, ave que se asocia con la navidad gringa, son una especie de pájaro totalmente originaria de México, de hecho, los primeros en domesticarla fueron los pueblos prehispánicos de las tierras altas del centro-sur de nuestro país.

6. Romeritos

Romeritos
Estos camarones secos y casi siempre demasiado salados para ser comestibles, que se acompañan con verdolagas y papas, parecen ser un platillo nacido del mestizaje cultural nacional por sus elementos constituyentes, pero claramente adaptados al gusto de las mayorías populares; éste es otro icónico plato de Navidad mexicano, y también es otro platillo acompañante del eterno y mega típíco pozole.
Publicidad

¿Qué te pareció?