Conoce la tenebrosa belleza en la vida y obras de Zdzislaw Beksinski, un trágico artista polaco.

Publicidad

Zdzislaw Beksinski fue un artista polaco que como muchos otros no logró tener el reconocimiento en su tierra, pero para su fortuna hubo gente en otros países interesado en sus obras. Beksinski nació en Sanok, al sur de Polonia y era más conocido por su faceta de pintor, aunque también fue fotógrafo, ilustrador, escultor y diseñador gráfico.

 

Como artista, Beksinski no tuvo una formación artística formal. Él se graduó en ingeniería arquitectónica y obtuvo una maestría en ciencias técnicas. Antes de dedicarse de lleno a la pintura trabajó para Autosan, una fábrica de autobuses en la que estuvo diseñando la carcasa de varios vehículos y minibuses.

 

Siempre se rehusó a ponerle un título a sus obras y nunca organizó sus exhibiciones. Su “periodo fantástico” se desarrolla hasta la mitad de los 80s y es el más reconocido.En 1984 firmó un contrato con Piotr Dmochowski, un tratante de arte parisino que promociona las obras de Beksinski durante muchos años

 

Sus obras eran inquietantes, pues mostraban un ambiente surrealista y post-apocalíptico, retratando detalladas escenas de muerte y corrupción, desolados paisajes desérticos adornados con esqueletos y figuras deformes.

 

Los años más trágicos para Beksinski se sucedieron a finales de los 90s. En 1998 murió Zofia, su querida esposa y un año más tarde, su hijo Tomasz se suicidaba. Murió en su apartamento en Varsovia en febrero del 2005, asesinado por un conocido de 19 años quien lo apuñaló por la espalda cuando el artista se negó a prestarle dinero.

Fuente: videismo.net

Publicidad

1.

0
0 Votes

2.

0
0 Votes

Publicidad

3.

0
0 Votes

4.

0
0 Votes