Cosas que entenderás a la perfección si no te gusta nunca salir de fiesta

Publicidad

Echar fiesta, aventar pachangón, salir de juerga, irse de parranda; muchas de estas frases dejan muy en claro tu intención de salir a festejar, aunque cuando se trata de salir de antro suele ser una actividad que no a todos les llega a gustar. El concepto de tomar bebidas embriagantes a altos precios en lugares atestados de desconocidos en un ambiente ruidoso es algo que no a todos les gusta.

En especial si eres introvertido o ya estás entrado en años, es probable que este tipo de reventones, fiestas y salidas no te agraden en lo más mínimo porque el ruido, la gente, el olor a alcohol, sudor y otros aromas de humanidad, definitivamente no son para nada agradables. Pero hay ocasiones en que te arrastran a las fiestas aunque no te gusten, hay algunas situaciones por las que seguramente has pasado mientras sufres estas salidas de reventón con tus amigos, solo por darles el gusto de vez en cuando pero sufriendo cada momento de una salida desafortunada al antro

Si tu eres una de esas personas, estas son algunas de las razones que seguramente detestas de ir a estos lugares de fiesta, reventón, ruido, baile alocado y relajo hasta la madrugada.

Fuente: videismo.net

Publicidad

1. SILENCIO.

SILENCIO.

Crédito: Giphy.

El ambiente siempre es muy ruidoso como para escuchar lo que tus amigos dicen. Entablar una conversación en estos lugares es casi imposible.

2. Sin sillas.

Sin sillas.

Crédito: Giphy.

Tienes que estar de pie gran parte del tiempo, o todo el tiempo si las pocas mesas ya están ocupadas.

3. Desvelo.

Desvelo.

Crédito: Giphy.

Todo sucede a altas horas de la noche. La mayoría de estos lugares abre hasta las 10 de la noche, y por lo general la mejor hora suele ser alrededor de la media noche. Y los mejores lugares no tienen buen ambiente hasta bien pasadas las 2 am, hora en la que la mayoría de la gente cuerda se encuentra durmiendo.

4. Sin comida.

Sin comida.

Crédito: Giphy.

Nunca hay comida. Y si la hay en la mayoría de los lugares suele ser muy cara y generalmente su sabor no justifica su precio.

5. Pagar la entrada.

Pagar la entrada.

Crédito: Giphy.

Por lo general debes pagar para entrar. Y ni siquiera sabes si te gustará cuando entres; no sabes cuanta gente suele haber, ni el tipo de música, o si los baños huelen mal...pero aun así debes pagar.

6. Hacer fila.

Hacer fila.

Crédito: Giphy.

Y antes de pagar tienes que esperar en la fila. Así que tienes que esperar para entrar a un lugar ruidoso, atestado de desconocidos y que seguramente no tiene comida.

7. Precios exagerados.

Precios exagerados.

Crédito: Giphy.

Cuando entras las bebidas suelen tener precios exagerados. Solo basta con que compares precios en alguna vinatería o supermercado y sabrás que la gran mayoría de lugares te cobran el doble de su precio regular.

8. A reventar.

A reventar.

Crédito: Giphy.

Hay muchísima gente dentro. A veces ni entendemos cómo puede haber tanta gente en un lugar que ni siquiera es más grande que tu cochera, pero muchos lugares están a reventar.

9. Espacio personal.

Espacio personal.

Crédito: Giphy.

Toda esa gente estará invadiendo tu espacio personal. La mayoría de ella terminará por tocarte (voluntaria o involuntariamente), e incluso algunas personas te pisarán con unos tacones muy puntiagudos.

10. Derrames.

Derrames.

Crédito: Giphy.

Es casi imposible que no haya algún percance con la bebida de alguien, ya sea tuya o de alguien más alguien en tu grupo terminará con alcohol encima de la ropa.

11. Mucho calor.

Mucho calor.

Crédito: Giphy.

Y siempre hace mucho calor. Muy a pesar de haberte tomado el tiempo para arreglarte, a unos minutos de entrar ya estas sudando como si hubieses corrido un maratón.

12. Danza forzada.

Danza forzada.

Crédito: Giphy.

Tienes que bailar. Principalmente porque no hay mucho más que hacer; y bailar no es algo que se le de a todo el mundo.

13. Insinuaciones.

Insinuaciones.

Crédito: Giphy.

Habrá muchos extraños que se te insinuarán. Siempre está tan oscuro que nunca puedes ver como luce exactamente las demás personas. Así que seguramente verás o te tocará ser víctima de un extraño cortejo realizado con perturbadores pasos de baile.

14. A la vista de todos.

A la vista de todos.

Crédito: Giphy.

Y si se te ocurre ligar con un [email protected], recuerda que estarás en un lugar lleno de gente sudorosa, todos como espectadores. Y muchos de ellos con cámaras.

15. Poca higiene.

Poca higiene.

Crédito: Giphy.

Los baños siempre son lúgubres. Son lugares que son solamente utilizados por gente ebria en un ambiente semioscuro. Tu imaginación puede hacer el resto.

16. Fila eterna.

Fila eterna.

Crédito: Giphy.

Y para colmo también a veces también tienes que hacer fila para entrar a esos baños. Pagas para entrar a un lugar en el que ni siquiera puedes ir al baño libremente. Una total locura.

17. Mala música.

Mala música.

Crédito: Giphy.

No puedes elegir la música. Puedes tratar de ir a un club que toque tu género de música favorito, y pedirle alguna rola al DJ, pero nada de eso garantiza que tus deseos musicales se vean cumplidos.

18. Mejor en casa.

Mejor en casa.

Crédito: Giphy.

En su lugar puedes bailar y emborracharte en casa. Solo tienes que comprar bebidas de precios razonables, conectar algunas bocinas y ya está. Además, de tener hambre puedes ordenar una pizza. ¡Perfecto!
Publicidad
Imagen de administrador
administrador 12/02/2018 0 visitas

¿Qué te pareció?