ENCUENTRAN EL VERDADERO ZÓCALO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Publicidad

Las excavaciones realizadas con el propósito de remodelar y adecuar a las necesidades peatonales la plaza del zócalo capitalino ha llevado a numerosos e importantes hallazgos arqueológicos. En esta ocasión, y durante el pasado mes de Abril, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) lograron encontrar loq ue fuera la antigua y original plancha del zócalo de 1843, así como lso cimientos de un proyectado monumento a la Independencia nacional que j amás se construyó.   El proyecto de rehabilitación de la Plaza de la Constitución , que pretende la sustitución del concreto y la adecuación de la infraestructura peatonal y urbana permitió a los arqueólogos bajar a sólo 50 cm de la superficie, lo cual fue suficiente para hallar la vieja estructura, ya cuarteada y horadada por la instalación de la gran astabandera en el corazón d ela plancha del zócalo capitalino moderno. El proyecto original, de haberse concluido, sin duda habría sido el más magnificente en su tipo de to do el continente.

Publicidad

1. ¿De qué se trata el hallazgo?

¿De qué se trata el hallazgo?
El espacio estaría destinado a albergar el complejo monumental celebratorio de la Independencia mexicana comisionado por el entonces presidente y dictador de México, Antonio López de Santa Anna, quien puso la primera piedra del proyecto el 16 de Septiembre de 1843.-

2. ¿Cómo era el Zócalo original?

¿Cómo era el Zócalo original?
Se constituye de una plataforma de planta circular de 28 centímetros de alto por 8 metros de diámetro, y rodeada a su vez de de un patio circular de 3 metros de ancho. Este espacio estaba delimitado pro una banqueta de 28 centímetros de altura con accesos al norte y al oriente, pefcetamente alineados con las entradas a la Catedral Metropolitana y al Palacio Nacional, respectivamente. La banqueta serviría para instalar una balaustrada.

3. ¿Cómo se vislumbró y desarrolló dicho proyecto urbanístico?

¿Cómo se vislumbró y desarrolló dicho proyecto urbanístico?
De acuerdo a documentos primarios d ela época, se tiene que en 1843 Santa Anna deseó aumentar el espacio disponible de la entonces Plaza Mayor capitalina, , por lo que mandó derribar el entonces mercado de artesanías o Parián, que por entonces ocupaba la mitad de la Plaza. El dictador nacional proyectó la construcción en el corazón de la explanada de un monumento a la Independencia, para lo cual sometió a concurso el proyecto en la Academia de San Carlos; pese a que el arquitecto Enrique Griffon resultó ganador, al autonombrado "Napoleón del Oeste" no le importó un comino, y designó al español Lorenzo de la Hidalga como el responsable máximo de concluir la obra.

4. ¿Cómo habría sido la obra terminada?

¿Cómo habría sido la obra terminada?
Gracias a algunas litografías de la época realizadas por Pedro Gualdi en 1843, así como por una carta del escultor Manuel Vilar, el monumento estaría conformado por una base de basalto dividida en ocho partes iguales; en el punto medio hacia el exterior de la estructura estaría la estatua de un héroe de la Independencia y, debajo de ella, el cuerpo de la persona correspondiente. Encima de la estructura habría otro basamento con bajorrelieves y otra estatua en cada lado, que albergaría a una columna ornamentada y un capitel, sobre el cual se asentaría la estataua de la República, que contaría con un acceso dentro de la misma.

5. ¿Por qué no se realizó?

¿Por qué no se realizó?
Las enormes deudas públicas con pa´sies extranjeros evitaron la realización de este oneroso proyecto. Ya el mismo escultor Vilar mencionaba que "Se duda que este monumento llegue a su fin, pues el gobierno está endeudado al exterior. El proyecto es de un arquitecto español llamado Hidalga". Así, la obra quedó casi toda inconclusa, pues jamás se erigieron la columna ni las estatuas. El zócalo permanecería abandonado hasta fines del siglo XIX, cuando se instaló un kiosco traído de Frasncia, el cual se removió al pueblo de Huejutla, Hidalgo, en 1914.

6. Antecedentes del hallazgo

Antecedentes del hallazgo
En 1983, ante las obras de construcción d ela línea 8 del metro de la Ciudad de México, que pretendía pasar por debajo de la Plaza de la Constitución, el arqueólogo Francisco Miranda y sus colaboradores ya habían registrado el basamento, pero no se pudo explorar debido a la suspensión de las obras gracias a la movilización ciudadana y del INAH.
Publicidad

Aporta una imagen

Select an image.

¿Qué te pareció?