Ésta es la otra cara de Europa que no conocías, y es totalmente salvaje

Publicidad

Europa es conocido alrededor del mundo por su enorme legado cultural, arquitectónico y artístico, producto de una historia de la civilización en su seno de alrededor de 2,500 años; en menor medida, es el centro de algunos de los eventos multitudinarios más importantes del orbe, así como de varios centros de destinos playeros de primera línea internacional. Sin embargo, la gran influencia humana sobre el continente ha dejado poco (muy poco, de hecho) inalterado de lo que fuera en algún momento un continente con grandes y prístinas extensiones de una de las naturalezas más hermosas que nuestro planeta puede ofrecer, y que hoy son muy escasas.

Por ello, y porque generalmente conocemos a Europa sólo por su arte, sus DJ's o la Champions League, te traemos una breve exposición de la naturaleza europea, dándonos un recorrido rápido por los ecosistemas que la componen, así como un resumen de las maravillas naturales que contienen

Publicidad

1. Praderas templadas

Praderas templadas
Cubren sobre todo a países de Europa Oriental, así como algunos lugares de forma discontinua de Europa Central, en naciones como Hungría, Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Rumania y Bulgaria. Predominan los pastizales cortos, debido a que los vientos con lluvias procedentes del Atlántico al oeste llegan con menos agua luego de vaciarla de poniente a oriente, por lo que las precipitaciones van de los 500 a los 700 mm promedio por año; frecuentemente están cubiertas de muchas especies de plantas con flores, como lúpulos, dedaleras, amapolas, narcisos, jazmines y lirios. Son comunes las temperaturas extremas de calor y de frío debido a la alta continentalidad y a los vientos helados procedentes del Polo Norte y, en menor medida, de Siberia occidental. La fauna debería de incluir al lobo euroasiático, lince, corzo, antílope saiga, caballo salvaje, oso pardo, venado rojo, jabalí, topo europeo, milano, conejo, liebre, grulla común y cisne blanco. En la foto: Estepa en Ucrania.

2. Matorrales, florestas y bosques mediterráneos

Matorrales, florestas y bosques mediterráneos
Se encuentran al sur del continente, alrededor del Mar mediterráneo, desde el centro de Portugal hacia el sur, y de ahí hacia las costas de Croacia, Bosnia, Serbia, Albania, Montenegro y la mayor parte de Grecia. Es un mosaico de hábitats que incluyen matorrales bajos, sabanas, florestas abiertas y densos bosques cerrados mixtos de pino-encino (en muchos aspectos parecidos a los que se encuentran en las sierras mexicanas). El clima es muy caluroso en verano, con días solados secos y azules, mientras que los inviernos son frescos, nublados y lluviosos, con precipitaciones entre los 800 y los 1,000 mm al año. Predominan los arbustos aromáticos como el tomillo, la mejorana, la ruda, el toronjil, la albahaca, la artemisa y la valeriana; entre los arbustos y árboles podemos encontrar al olivo silvestre, la adelfa, el laurel, el madroño europeo, la encina, el alcornoque, el pino piñonero, el abeto pinsapo, el pino carrasco, el pino marítimo y el pino albar. La fauna está compuesta por el lobo ibérico, el lince rojo, el gamo, el corzo, el león asiático (hasta el siglo II A.C.), el venado rojo, el jabalí, la corneja, la corruca, el abadejo, el gorrión, el estornino, el grajo, la paloma común, la ardilla gris europea, la procesionaria del pino, el cuco, la liebre y la culebra de Montpellier. En la foto: Parque Nacional de Cabañeros, España.

3. Taiga o bosque boreal

Taiga o bosque boreal
En los países escandinavos y bálticos (Noruega, Islandia, Suecia, Finlandia, Letonia, Lituania y Estonia) se ubica un bosque altamente resistente a las heladas, las bajas temperaturas por entre 7-9 meses del año así como a la baja luminosidad solar en la mayor parte del tiempo. Aquí la vegetación predominante es de coníferas como el pinabete noruego, el pino albar y enebro común, mezcladas con algunas especies caducifolias subdominantes como el abedúl plateado, el álamo temblón y, en el sur de estos bosques, de roble carballo, arce real, tilo y fresno común. La fauna se compone de lobo euroasiático, oso pardo, reno, alce, ciervo rojo, liebre de las nieves, glotón, buey almizclero, lemming, lechuza de las nieves y rata almizclera. En la foto: Taiga en Letonia.

4. Bosques templados caducifolios

Bosques templados caducifolios
Son el ecosistema dominante de Europa, y se extienden como un cinturón de especies de hoja caduca, que cambian de color sus hojas en otoño y las tiran con miras a pasar el gélido invierno, que va del norte de Portugal y España hasta un poco al oriente de la ciudad de Moscú, en Rusia, incluyendo también las Islas Británicas. Es una mezcla de especies como el haya europea, el roble carballo, el roble albar y el olmo de montaña, aunque las tres primeras especies forman con mucha frecuencia hayedos o robledales puros sobre varios cientos de kilómetros cuadrados; otras especies que se encuentran con menor frecuencia son el fresno común, el tilo, el abedúl plateado, el arce blanco, el pinabete noruego, el arce real, el abeto blanco europeo, el carpe europeo, el pino albar, el nogal de Castilla, el castaño europeo, el álamo temblón y el arce campestre. Estos bosques son mucho más pobres en biodiversidad que sus hermanos de Norteamérica oriental o del Lejano Oriente debido a extinciones naturales masivas durante las Eras del Hielo. La fauna se compone de ruiseñor, cuco, ánsar, lobo euroasiático, oso pardo, bisonte de bosque, venado rojo, corzo, jabalí, cisne blanco, cigüeña común, azor, buitre leonado, conejo, ardilla roja europea, zorro rojo, lince, escarabajo-ciervo, lagarta peluda de los encinares, cuervo y, hasta el siglo XVIII, uro o buey silvestre. En la foto: Bosque en Rumania.

5. Bosques templados mixtos de coníferas

Bosques templados mixtos de coníferas
Ocupan las montañas del continente, como los Pirineos, los Cárpatos, los Apeninos o los Alpes, en las altitudes bajas o medias de dichas cordilleras. Es una mezcla de especies de coníferas y de especies caducifolias, muchas de las cuales también se encuentran en los bosques templados deciduos de las tierras bajas hacia el norte de estas serranías. Generalmente los bosques se componen de abeto blanco europeo, haya europea, pino negro, olmo de montaña, pino albar, cerezo común, pinabete noruego, arce blanco, alerce europeo, fresno común, arce real y tejo europeo. La fauna contiene al íbice, urogallo, rebeco, conejo de las nieves, ardilla gris europea, lobo euroasiático, oso pardo, águila real, corzo, cuervo, lince, tejón, pika, abejaruco, gorrión, ganso, pájaro carpintero y gallo de las nieves. En la foto: Bosque en los Alpes, Francia.
Publicidad

¿Qué te pareció?