Esta es la razón por la cual hay mexicanos que parecen como chinos

Publicidad

Sin lugar a dudas has conocido mínimo a una sola persona a lo largo de tu vida a quien le han apodado "el chino" o "el coreano", ya sea en persona o bien a través de los medios masivos de comunicación; también es muy probable que hayas visto por la televisión, la internet o a lo lejos, de vista a lo largo de tu vida cotidiana a personas que podrían pasar por gente del Asia Oriental, sobre todo el Tíbet, Indonesia, Malasia o Filipinas, y hay una razón de peso por la cual se parecen tanto a los habitantes de dichos lejanos lugares sin tener para nada ascendencia de esas latitudes.

Los indígenas mexicanos, parte importante y fundamental de la gran mayoría de los mexicanos a través del mestizaje, así como parte de la segunda minoría más grande de nuestra población, están emparentados racial y antropológicamente con los pueblos de la llamada "Asia amarilla" o de raza mongoloide. En este artículo te enseñaremos qué rasgos faciales y corporales comparten gracias a herramientas de identificación fenotípica de la antropología física.

Publicidad

2. 2. - Piel morena o amarillenta oscura

2. - Piel morena o amarillenta oscura
Ese mismo tono de piel es compartido por los asiáticos de raza amarilla, en especial por los pueblos meridionales como birmanos, tailandeses, laosianos, vietnamitas y filipinos. Entre aquellos del Asia Oriental templada (China, Mongolia, las Coreas y Japón) hay individuos de tez blanca o amarilla pálida, tonos que no existen entre nuestros indígenas, pero que, "curiosamente", si se hallan en grupos indios de las zonas templadas de América, como los Siuox de Estados Unidos o los mapuches chilenos.

4. 4. - Narices achatadas con aletas nasales aplastadas

4. - Narices achatadas con aletas nasales aplastadas
Las narices del indígena mexicano, así como del resto de los grupos indígenas americanos, tiene un puente o hueso nasal débil, poco marcado, y con puente nasal (el extremos superior de la nariz) bajo, generalmente a la altura de los ojos (que es la punta final superior de la nariz). Además, los pliegues laterales o aletas nasales no son prominentes, sino que siempre están aplastados, una característica idéntica a la de la nariz de un japonés o un malayo.

5. 5. - Pómulos prominentes

5. - Pómulos prominentes
No sólo son anchos, con abundante grasa subcutánea, sino que generalmente se presentan a los lados (mientras que en algunas subrazas de blancos o caucásicos, los pómulos destacan de manera frontal), lo cual da a la cara del individuo un aspecto redondeado y más ancho, una característica especialmente compartida con chinos, coreanos y filipinos.

1. 1. - Cráneos "chatos"

1. - Cráneos "chatos"
Si te fijas, los cráneos de los indígenas mexicanos puros no se prolongan mucho hacia atrás, de hecho la cabeza parece cortada "parejo". A esa propiedad se le llama "braquicefalia", y es una característica compartida por los asiáticos del llamado "Lejano Oriente", desde los chinos, coreanos y japoneses hasta los habitantes de islas del sudeste asiático como Bali, Malasia o Indonesia. Sin embargo, al ser lateralmente anchos, crean la mayor capacidad craneocefálica entre todas las razas humanas.

3. 3. - Ojos rasgados con pliegue epicántico

3. - Ojos rasgados con pliegue epicántico
El pliegue mencionado es una membrana delgada que cubre el rincon interior del ojo parcialmente (en la zona del ojo que apunta a la nariz y es la más cercana geográficamente a la misma). Los ojos son de apariencia almendrada, ovalados pero largos, con puntas estrechas y afiladas, y son herencia asiática de la raíz mongoloide en los desiertos de Mongolia y China occidental, en donde los intensos rayos solares reflejados en la arena o en la nieve invernal dañaban los ojos, por lo que estos evolucionaron para ser pequeños y cerrados, absorbiendo la menor cantidad de luz solar reflejada.

6. 6. - Pelo lacio y negro azabache

6. - Pelo lacio y negro azabache
El cabello presenta muy pocas variaciones en textura y color a diferencia de la raza blanca. En los indígenas, así como en el resto de la raza asiático oriental o mongoloide, los cabellos son siempre lacios, gruesos y abundantes, de un color negro azabache que no se ve ni siquiera en las subrazas más meridionales entre los blancos. La calvicie es rara, y aparece a edades bastante avanzadas, pero no en la coronilla, sino a los lados frontales de la cabeza, creando entradas menos profundas que entre los caucásicos.
Publicidad

Aporta una imagen

Select an image.

¿Qué te pareció?