Estas cosas no las sabías de los bosques mesófilos de montaña, y aquí te decimos qué son

Publicidad

5. Pino blanco real

Pino blanco real
0
0 Votes
Este pino es uno de los más típicos de su género dentro del bosque mesófilo de montaña, pues favorece ampliamente ambientes húmedos en laderas con humedad media en vez de los suelos rocosos o arenosos, tanto secos como semisecos que prefieren otras especies de pinos nacionales. Su follaje verde-limón y semi caído, además de su hermoso porte de hasta 35 m. de alto y 50 cm. de diámetro en el tronco lo hacen ideal como ornamental en todo tipo de climas templados semihúmedos y húmedos. En estado salvaje se le puede hallar en los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Veracruz, Tlaxcala, Edomex, Michoacán, Jalisco, Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

Publicidad

6. Sicómoro mexicano

Sicómoro mexicano
0
0 Votes
Más bien conocido por la gente del campo mexicano como "álamo" (a pesar de que no tienen nada que ver con ellos), es en realidad un árbol fundamentalmente ripario o cercano a fuentes de agua permanentes, aunque en México también es muy común como un dominante del bosque mesófilo de montaña gracias a las constantes nieblas y lluvias que este ecosistema recibe. Puede crecer hasta 50 m de alto y tener 2 m. de diámetro en el tronco, y tiene hojas palmeadas con 5 picos, muy anchas, aunque no muy largas. Crece en estado silvestre en los estados de Nuevo León, Tamaulipas, San Luís Potosí, Querétaro, Puebla, Hidalgo, Veracruz, Jalisco, Oaxaca, Edomex y Chiapas. Excelente ornamental para zonas urbanas por su tolerancia a la contaminación del aire, y con capacidad para climas templado semihúmedos, siempre y cuando esté cerca del agua permanente o se le de riego en tiempos de secas.

¿Qué te pareció?