Estos animales mexicanos te crearán asombro y extrañeza por su apariencia

Publicidad

La fauna mexicana no sólo es, en muchas ocasiones, única, variada y atractiva, sino que también posee organismos animales sumamente peculiares tanto por su físico como por sus hábitos alimenticios, forma de vida o condicionantes evolutivas, los cuales los han llevado a ser anormalidades en las tendencias generales de los animales alrededor del mundo.

De igual modo, también han tenido un estatus especial en las antiguas culturas indígenas del país, quienes a veces se maravillaban de estas formas de vida, asociándolas con aspectos divinos como las luvias, la muerte, el inframundo, entre otros, causándoles rareza, morbo o hasta franco miedo en algunas ocasiones, lo cual no obstaba para llegar a cazarlos y consumirlos como alimentos.

Por todo ello, en esta ocasión te mostramos a 6 muy curiosos animales nacionales que quizá no sabías que existían en nuestro suelo, y que son increíbles por sus adaptaciones a medios muchas veces hostiles tan curiosas como los animales mismos.

Publicidad

1. Tarántula de patas de fuego

Tarántula de patas de fuego
Esta gran araña es, pese a su apariencia fiera y enormes colmillos frontales superiores, bastante tímida, pues prefiere huir inmediatamente a luchar contra cualquier cosa más grande que ella. A pesar de que su mordedura es dolorosa, su veneno es muy débil, generando sólo un enorme roncha; si se le acorrala tira una especie de pseudo pelos de su abdómen con sus patas posteriores muy urticantes, y que pueden causar ceguera permanente en caso de alcanzar los ojos de un animal o humano atacante. Son habitantes de las selvas tropicales secas del país, del sur de Sonora hasta Chiapas. Ha sufrido debido a que es una de las tarántulas más comercializadas como mascotas en todo el mundo.

2. Murciélago vampiro

Murciélago vampiro
Los animales asociados al Conde Drácula están, curiosamente, totalmente ausentes de las tierras de Transylvania así como del resto de Europa. Son en cambio muy abundantes en todos los trópicos americanos, incluyendo las tierras bajas mexicanas. Como el legendario Conde, estos animales, de 10 cm de largo y 20 cm de envergadura de una punta del ala hacia la otra, se alimentan de sangre, aunque no la chupan; más bien abren una cortada con sus dos incisivos frontales, afilados como navajas, y lamen la sangre que fluye constantemente gracias a una sustancia anticoagulante que evita que ésta se solidifique con el aire. Llega a su presa volando cuando el animales está dormido, y bebe la sangre exclusivamente de grandes mamíferos y aves, ya sea silvestres o domésticos (caballos, cabras, vacas, cerdos, ovejas y pollos), y puede aficionarse a la sangre humana, además de se un factor de riesgo en la transmisión de la rabia.

3. Ajolote

Ajolote
Llamado a veces "pez caminante", en realidad no es un pez, sino un anfibio subdesarrollado, el estado adolescente de una especie de salamandra-tigre, involucionada para vivir una existencia siempre acuática, por lo que jamás desarrolla pulmones y en cambio conserva las branquias juveniles. Es un endemismos mexicano, es decir, que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo que no sea nuestro país, y eso sólo en los antiguos lagos de la Cuenca del Valle de México, conservándose en la actualidad sólo en Xochimilco y el lago de Texcoco; está en grave peligro de extinción, por lo que ya no aparece en los menús de comida prehispánica de la capital del país.

4. Zarigüeya-ratón gris

Zarigüeya-ratón gris
Este animalito parecido a un ratón en realidad no tiene nada que ver con los ratones ordinarios (salvo la apariencia superficial), pues en realidad es un marsupial, una especie de órden de mamíferos que dan a luz a sus crías dentro de una especie de bolsas o marsupios aún cuando sus hijos aún no están completamente desarrollados; también se les ubica porque no tienen mamas externas y por su carencia de placenta y de matriz. Es uno de los pocos marsupiales que viven en México, descendientes de aquellos que marcharon de Sudamérica hacia el norte; habita en matorral árido y selva seca tropical de Sonora a Yucatán.

5. Culebrilla ciega de dos patas

Culebrilla ciega de dos patas
Parece una especie de serpiente que se olvidó de tirar las dos cortas patas delanteras con las que este animal cuenta, pero este animal ni siquiera es un reptil; en realidad es una especie de anfibio, uno emparentado con las salamandras que vive casi toda su vida bajo tierra, saliendo a la superficie sólo en los escasos días lluviosos de los desiertos de Baja California Sur, por lo que su coloración es albina. Cava túneles en los cuales se desplaza alimentándose de larvas y huevos de hormigas y termitas.

6. Monstruo de Gila

Monstruo de Gila
Este curioso y feo reptil es un lagarto nativo del Desierto Sonorense en Sonora y el noreste de Baja California, cuya principal rareza es ser sólo uno de dos lagartos en el mundo con un potente veneno que inyectan a través de sus dientes huecos, y que es fatal para pequeños mamíferos y aves, mientras que puede inducir una fuerte parálisis muscular en el hombre. Sin embargo, es muy difícil ser mordido por uno de estos lentos y torpes animales, registrándose sólo 15 casos desde 1870, de los cuales sólo 1 fue mortal.
Publicidad

¿Qué te pareció?