"Héroes" de la patria que en realidad eran unos completos psicópatas

Publicidad

Dentro de los mitos y mentiras repetidas hasta el cansancio dentro de nuestra educación básica y la propaganda oficial, es muy poco conocido el carácter en general, y sobre todo aquellos rasgos mentales particulares, de nuestras figuras históricas, tanto realmente destacadas como aquellas "infladas" por la historia comúnmente enseñada en las escuelas mexicanas; no obstante, es una historiografía tremendamente interesante que nos enseña los claroscuros de dichos personajes y, en el proceso, les brinda una estampa mucho más humana y, por tanto, más apegada a la realidad.

En este artículo te traemos seis personajes de nuestra historia (algunos de ellos calificados como "héroes") cuya principal característica fue su violencia, crueldad y actos de atrocidad hacia inocentes, los cuales los señalan como personas que tuvieron diversos niveles de psicopatologías y psicopatía, pero cuyos actos son muchas veces ignorados, minimizados o de plano son desconocidos para aquellas personas no dedicadas profesionalmente al estudio de la historia, pero que sin duda te dejarán perturbado o francamente con los pelos de punta.

Publicidad

1. Maximino Ávila Camacho

Maximino Ávila Camacho
Aunque no es catalogado como "héroe nacional", el hermano del ex-presidente Manuel Ávila Camacho fue un monstruo que abusó y usó todo el tiempo del poder de su hermano de manera violenta, arbitraria y sanguinaria: Se hacía rodear por pistoleros que mataban sin chistar a todo aquel personaje que le "cayera gordo" a Maximino. Al encapricharse de la cantante y bailaora de flamenco española, Conchita Martínez, mandó deportar a su esposo, no sin antes darle una buena paliza. Posteriormente, se encapricharía con la rejoneadora española Conchita Cintrón, a la cual le abriría corridas y palenques para su lucimiento personal. Mataba a todo aquel propietario de tierras que se rehusaba a vendérselas sin dudarlo. Cuando ordenó, literalmente, a su hermano que le otorgara la gubernatura del estado de Puebla, el sistema priísta no tuvo opción más que de envenenarlo en una comida de festejo a su candidatura por la silla estatal. Se cree que pretendió suceder en la presidencia de la República a su hermano, celoso e indignado con éste por su mayor posición de poder a pesar de que Maximino era el primogénito de la familia.

2. Félix María Calleja del Rey

Félix María Calleja del Rey
Éste podría ser considerado como un "antihéroe" por haber sido un noble español con el comando general de los ejércitos realistas en la Nueva España. En su afán por destruir o capturar a los insurgentes, Calleja utilizó métodos medievales: Mandaba rajar las plantas de los pies no sólo de prisioneros, sino también de sus familiares, incluidos mujeres y niños (de ahí se dice que viene la expresión despectiva "indio pata rajada", originalmente). A otros prisioneros los colgaba o fusilaba directamente, mandaba a cortar sus cabezas y las exhibía en picas en las ciudades y pueblos cercanos. Las torturas a las que era aficionado, además de la ya mencionada arriba, eran el flagelamiento, el estiramiento con cuerdas tiradas por bueyes, los baños con agua o aceite hirviendo y otras muchas que confiaba a miembros del Tribunal de la Santa Inquisición.

3. Miguel Hidalgo y Costilla

Miguel Hidalgo y Costilla
Éste de héroe no tuvo nada: Además de su fracasado alzamiento y sus nulas intenciones independentistas, no le importó que su horda famélica y mal armada violara, asesinara, robara, humillara y matara a españoles y criollos en numerosas ciudades del Bajío que saqueó, pese a que él mismo era un criollo, compartía origenes por completo con la población blanca novohispana y deseaba la igualdad de derechos para su casta con los peninsulares. Ello se debió a su desesperación, ansiedad de poder y dependencia militar total de las clases más pobres del reino, indígenas y mestizos desposeídos y discriminados en el estamento social colonial

4. Francisco Villa

Francisco Villa
Las "hazañas" del llamado "Centauro del norte" serían dignas de los personajes más crueles de la popular serie de televisión "Juego de Tronos". Hacía que su segundo al mando, Rodolfo Fierro, decapitara vivos a prisioneros de los bandos opuestos y que ensartara las cabezas en lugares desde donde "Panchito" pudiera verlas aún sangrantes mientras desayunaba. Mataba a esposos o parejas de mujeres que eran de su agrado para que así enviudaran y pudiera contraer matrimonio con ellas, y asesinaba a sangre fría a todo aquel subordinado o personaje que osaba contradecirlo. En el libro y la película "Gringo viejo", de Graham Greene se ve perfectamente cómo obligaba a médicos y otros profesionistas a servirlo, bajo pena de muerte en caso de rehusarse.

5. Emiliano Zapata

Emiliano Zapata
Aunque no tan cruel como su contraparte revolucionaria norteña, el oriundo de Anenecuilco, Morelos, dejó el paisaje del centro-sur del país sembrado de cadáveres que se balanceaban lentamente sostenidos de una soga al cuello amarrada a una rama de algún árbol medianamente alto; sus víctimas fueron, además de miembros de ejércitos rivales, grandes terratenientes, hacendados o sus familias que persistían en combatirlo y reclamar las tierras comunales de su pueblo.

6. Álvaro Obregón

Álvaro Obregón
El sonorense y "manco de Agua prieta" fue un hombre ambicioso, traicionero, artero y sin escrúpulos. Mandó matar a Villa comprando a uno de sus oficiales de confianza más cercanos (de ahí su frase de "nadie soporta un cañonazo de 50,000 pesos"), y pretendió saltarse las reglas de sucesión del PNR (el abuelo del PRI) reeligiéndose para la presidencia del país, lo cual hizo que su paisano Plutarco Elías Calles ordenara su muerte en el famoso Café Tacuba de la Ciudad de México.
Publicidad

¿Qué te pareció?