Las verdaderas y aterradoras historias de las películas de Disney

Publicidad

El 15 de diciembre se cumplieron 48 años de la muerte del gran Walt Disney, dibujante, productor, visionario, empresario y director de películas de dibujos animados, y en los que se ha creado todo un emporio alrededor de su nombre.

La empresa Disney se ha caracterizado por ser una marca de calidad que adapta historias y cuentos (no siempre para niños) para la pantalla grande.

En esta publicación conoceremos los proyectos llevados al cine de narraciones, novelas y cuentos que no necesariamente eran para niños. Te presentamos aquí las historias más aterradoras que han sido adaptadas en las películas de Disney:

Frozen (2013).

frozen

Este mega éxito del año pasado que se convirtió en la quinta película más taquillera de todos los tiempos, fue adaptada de la historia  "La Reina de las Nieves” del cuentista danés Hans Cristian Andersen, y en la que se narra la historia de dos niños, Kai y Gerda que viven en una ciudad nevada donde son vecinos y buenos amigos; hay un rosal que conecta sus respectivos hogares (estas casas se ven al principio de la adaptación de Disney) y ambos son muy felices,

Hasta que un día, un cristal helado roto por un duende travieso penetra el ojo del niño Kai y entonces es secuestrado con engaños por la malvada reina de las nieves quién lo lleva a su palacio congelado. Gerda, al no encontrar a Kai para ir a jugar con su trineo, decide ir en su búsqueda mientras que en el camino se encuentra con todo tipo de dificultades desde animales, troles y personajes que a veces la guían y a veces no tanto; finalmente una bruja la guía hasta el palacio helado, donde la reina de las nieves se apiada de la travesía de la niña y decide llevar a ambos de vuelta a su hogar.

En la película aparecen los dos niños a manera de homenaje del cuento original, y si bien “Anna es Gerda” el personaje fue totalmente modificado sustancialmente.

* Dato curioso: Walt Disney pretendía producir esta historia desde 1943, pero el proyecto fue desechado por dificultades con la adaptación.

Cenicienta (1950)

Este cuento originalmente es obra de Charles Perrault, sin embargo en la recopilación de historias que harían los hermanos Jacob y Wilhem Grimm fue modificada de tal manera que la de ellos es la versión más conocida y de la cual se hizo la adaptación por Disney en 1950, sin embargo, se hicieron modificaciones sustanciales de manera que las cuestiones crueles quedaran solo por encima y otras tantas fueron ocultadas.

Por ejemplo, Cenicienta no sólo es desheredada por su madrastra de la fortuna de su familia al morir su padre, sino que ésta en un estado de esclavitud total al estar confinada a trabajos forzados y con la imposibilidad de salir de la casa. Si bien esto se ve en la película no nos damos cuenta realmente de esta situación. Otra situación modificada es cuando las hermanastras se prueban la zapatilla de oro (cristal en la película) con la que se sería la elegida por el príncipe, una de ellas se corta los dedos del pie para que le calce, engaño que funciona ya que el príncipe se va con ella hasta que dos palomas le avisan de la sangre que sale del pie de la muchacha, con lo que termina el timo. La otra hermana se corta el talón pero sucede lo mismo.

Por último, Cenicienta pierde su zapatilla en las escaleras porque estas habían sido untadas con pegamento por orden del príncipe para evitar que Cenicienta escapara; y el hechizo sobre ella había sido lanzado por un pájaro que rondaba la tumba de su padre, y no por un hada madrina.

Blanca Nieves (1939)

Éste que sería el primer largometraje de Walt Disney, fue de igual manera adaptado de una historia de los hermanos Grimm y a la que se hicieron modificaciones obvias. Por ejemplo, cuando la madre, que no madrastra, de Blanca Nieves le pide a su siervo que la lleve al bosque y la mate, le pide como prueba su hígado y sus pulmones, no su corazón.

Cuando el príncipe y Blanca Nieves se casan e invitan a la madre de Blanca Nieves a la boda engañándola para que presencie como su hija es la nueva reina deponiéndola así del trono y obligándola al final al bailar con unos zapatos de hierro ardiente hasta que muera como castigo por su crueldad. Como que esto último no podía salir en la película infantil, ¿verdad?

La Sirenita (1989)

Walt Disney tuvo la intención sin éxito de realizar en vida este cuento también de Andersen. La cinta fue modificada casi por completo:
La sirenita (que en el cuento no tiene nombre) obtiene permiso de su padre para salir a la superficie ya que cumplía 15 años, y a esa edad les daba permiso de hacer eso, y es en la superficie que observa el barco del príncipe (también sin nombre) que se hunde y lo salva llevándolo a la playa más cercana. Cuando el príncipe despierta ve a una mujer que pasaba por ahí y piensa que es ella quién lo había salvado enamorándose así de ella, y dejando en depresión total a la sirena. La mujer desaparece sin mayor explicación.

La sirena acude con la bruja del mar para pedirle que la convierta en humana a lo que esta previene (no amenaza pues no es “mala”) que los humanos viven menos que los 300 años que lo hacen las sirenas pero que tienen un alma que vive para siempre, a diferencia de las sirenas que al morir se convierten en espuma, además le dice que debe casarse con el príncipe para obtener dicha alma. La sirenita acepta, pero le quitan su voz (igual que la película). Una vez en tierra inicia contacto con el príncipe, pero al poco tiempo llega al castillo un barco con la mujer que pensaba él lo había salvado del naufragio (resulta ser una princesa), y dejando a la sirenita condenada a vagar invisible pues no tendría alma. Las hermanas de la sirena le ofrecen un cuchillo mágico (que también les había dado la bruja del mar a cambio de su cabello) para que matara al príncipe y así pudiera volver a ser sirena, a lo que esta se niega convirtiéndose así en un ser invisible ya que le príncipe se casa con su “rescatadora”.

Como podemos ver, las historias son sustancialmente modificadas para acercarse a la audiencia familiar e infantil. Esto no es malo, es simplemente muestra del talento que tenía Walt Disney y sus colaboradores para adaptar historias a su mercado.

Fuentes:

* Mis Cuentos Favoritos de Hans Cristian Anderesen (2007, Ed. Combel).
* Cuentos de los Hermanos Grimm (1986, Ed. Bruguera).

Imagen de Santino The Windwaker
Santino The Windwaker 06/12/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?