Las 5 peores mentiras sobre la Segunda Guerra Mundial

Publicidad

La Segunda Guerra Mundial es indudablemente uno de los acontecimientos más sangrientos de la historia, uno de los que más se ha escrito en la historia moderna, y uno de los sucesos que marcó un antes y un después en el devenir de la humanidad. Dejando atrás el discurso del clamor patriotero estadounidense, que es el que más se ha encargado de propagar su versión, se han recopilado 5 de muchos mitos que hay en torno a ésta, la también llamada, Segunda Gran Guerra.

1: "Los Aliados eran los buenos de la guerra"

Falso, los Aliados cometieron crímenes aterradores al igual que los del Eje. Hay muchos ejemplos de las peripecias de los Aliados: la masacre de Katyn, en donde 22,000 hombres cayeron prisioneros durante la ocupación soviética de Polonia (1939), el bombardeo de Dresden, la masacre de Dachau, el sufrimiento y la tortura de los prisioneros de guerra alemanes, de parte de los soviéticos y los estadounidenses...  En la obra de Niall Ferguson pueden encontrar información que avala que los Aliados no eran la cara benevolente de la Guerra. Por otra parte, el antisemitismo  (el odio contra los judíos) no era parte solo del Nacional Socialismo, sino de un sentimiento que incluso los Aliados compartían un poco:

"El presidente  Roosevelt se dirigió a la Junta de Supervisores de Harvard proponiendo que se redujera el número de judíos en la Universidad hasta que sólo representaran un 15 por ciento": Nicholson Baker.

2: "Los nazis no  fueron tan despiadados" (La minimización o la negación de la brutalidad nazi)

Como si se tratara de santificar al Nacional Socialismo, o justificarlo, actualmente una teoría que cobra gran relevancia es el negacionismo del Holocausto (David Irving), una herramienta muy usada por los neonazis para propagar su ideología y  minimizar las atrocidades cometidas por el totalitarismo nazi, incluso hay quienes llaman irrespetuosamente a este  lamentable evento como el "Holocuento". Pero las atrocidades nazis no fueron un cuento nada más, sobra literatura para echar por tierra las "tesis" que los negacionistas como Irving y otros quieren dar por válidas. Buena parte de los documentos no oficiales y fidedignos que hasta hoy se tienen sobre la Segunda Guerra Mundial, incluso algunos boletines soviéticos escritos durante la Guerra Fría, dan cifras similares respecto al saldo de asesinatos judíos perpetrados por los nazis, las cuales oscilan entre los cuatro y seis millones de exterminados. Álvaro Lozano, doctor en Historia, dice de dos experimentos con los que se indujo a los nazis a que actuaran con crueldad y que a la vez negaran lo que hacían, los experimentos Asch y Milgram. De ahí que en las declaraciones ante los Tribunales de Nuremberg fingieran muy bien:

"Conseguir que personas normales cometieran terribles atrocidades durante la Segunda Guerra Mundial, y que luego negaran la evidencia , no fue una labor tan complicada como puede parecer."

También, la política antijudíos de Alemania ya era muy conocida en Occidente desde años antes de que se desatara la guerra. Como lo señala Enzo Traverso, un autor revisionista: "En este derrotero histórico se reconocerá a la cámara de gas como el punto culminante de un proceso de deshumanización e industrialización de la muerte.", refiriéndose al Holocausto y a la cámara de gas ampliamente usada por los nazis.

3: "El Holocausto fue el mayor exterminio de judíos en toda la historia"

Falso. Es cierto que los métodos de exterminio humano durante la Segunda Guerra Mundial ya eran más sofisticados; para ese tiempo ya se podían perpetrar masacres masivas como nunca antes, pero aún así, el saldo no se compara con las cifras de judíos asesinados antes del Holocausto. A  los judíos los trae aparejados la verdad generalmente aceptada de ser personas estudiosas y cultas, y el tener por lo general más dinero, debido esa ventaja legendaria de ser hábiles para los negocios, por ser perseverantes en conservar su cultura y en entenderla, de ahí que no sea difícil entender por qué, a través de la historia, han sido objeto de envidias y recelos por muchos pueblos, y  que en no pocas veces, católicos, musulmanes o nazis, además de robarles, hayan cometido auténticas barbaridades con ellos, como por ejemplo, las matanzas de los hebreos después de ser  conquistados por los sirios , o las matanzas medievales  judías del Sacro Imperio Romano Germánico, de Francia y de España, por mencionar algunas. Si sumamos los saldos de todos los exterminios a los judíos de los que se tiene registro en la historia, pasando por los que le siguen tras la dispersión judía y la conformación de la diáspora antes del Holocausto, nos encontramos con una cantidad aproximada de 50 millones, cifra que rebasa por mucho las estadísticas del Holocausto, que oscilan entre los 4  y 6 millones de judíos exterminados.

4: "La venganza de Estados Unidos hacia Japón fue justa"

Falso. La defensiva estadunidense respondió el ataque a Pearl Harbor lanzando las bombas atómicas a Hiroshima y Nagasaki sobre población civil y sobre militares. En el derecho internacional público es un "delito" (se le conoce como responsabilidad internacional) que en los conflictos internacionales se atente contra la población civil. Ningún tribunal apeló a las atrocidades cometidas por los Aliados (será porque nunca se inventó). El saldo de los siniestros de Hiroshima y Nagasaki fue de 240 000 muertos, todos civiles, en comparación al estadunidense, de 3649 militares caídos.

Mito 5: "La creación del Estado de Israel trajo la paz y armonizó al pueblo judío"

Falso, de hecho, la creación del Estado de Israel agudizó los problemas de los judíos. Los árabes musulmanes no estuvieron de acuerdo en la decisión de la ONU de compartir Palestina con ellos, aunado a que el pueblo israelí  insiste en la posesión de la "Tierra prometida" . Finalmente, las diferencias ideológicas se agudizaron tras esa decisión, y todavía causan enormes deslices entre ellos, por eso la guerra entre Israel y Palestina no ha terminado y es muy lejana una paz duradera.

Referencias: Hobsbawn, Eric. (2000) Historia del siglo xx, 1914-1991. Barcelona: Crítica.

Traverso, Enzo. (2002). La violencia nazi, una genealogía europea. México: Fondo de Cultura Económica.

Baker, Nicholson. (2009). Humo Humano, los orígenes de la Segunda Guerra Mundial y las civilizaciones.

Ferguson, Niall. La guerra del mundo: los conflictos del siglo XX y el declive de Occidente (1904-1953).Madrid: Debate

Bochaca, Joaquín. (2005). Los crímenes de los buenos. Barcelona: Ojeda.

http://www.abc.es/cultura/20140531/abci-pearl-harbor-mito-201405281249.html

Publicidad

¿Qué te pareció?