Los monos colobos rojos

Publicidad

Los amenazados colobos rojos de Zanzíbar, habitan en la reserva forestal Jozani, hogar de la mayoría de los últimos dos mil colobos rojos de Zanzibar. Aunque por naturaleza moran en los árboles, han perdido gran parte de su hábitat y fuentes naturales de alimento debido a la deforestación. Aferrados a su infancia, la lactancia de los procolobus kirkii macho (monos colobos rojos de Zanzíbar) es más prolongada que la de las crías de otras especies de colobos rojos que habitan en el continente africano. De hecho algunos machos lactan hasta los tres o cuatro años de edad y están listos para reproducirse, mientras que las hembras lactan hasta el año y medio. Una cría de dos semanas de vida se aferra a su madre para protegerse, debido que el periodo de lactancia puede ocasionar cambios hormonales en las hembras y retrasar posibles gestaciones futuras, a menudo transcurren en promedio cerca de tres años y medio entre cada parto, casi el doble de tiempo de las especies continentales.

Publicidad

1. La reducida tasa de reproducción

La reducida tasa de reproducción

Es uno de los factores que empañan el futuro de estos monos. Zanzíbar abarca una superficie de sólo 1,660 km2 y su población humana podría duplicarse en los próximos 20 años, por lo que los colobos rojos están siendo expulsados, literalmente, de su territorio.

2. Los humanos han acabado con su habitad

Los humanos han acabado con su habitad

Alguna vez la isla se hallaba cubierta por un extenso bosque, pero los humanos lo han talado para labrar la tierra, construir viviendas y obtener combustible sin permitir la recuperación de la flora.

3. Los colobos rojos habitan más en el suelo

Los colobos rojos habitan más en el suelo

Como la pérdida de habitad los ha obligado a pasar más tiempo en el suelo, ya que los monos suelen ser víctimas de conductores descuidados.

4. Grupos de colobos rojos

Los colobos rojos viven en grupos de alrededor de 30 miembros, con hasta seis machos por grupo.

5. Su sistema social

Su sistema social

Como parte de su sistema social raro entre los primates, estos grupos se desintegran para volver a reunirse algún tiempo después.

6. Su agilidad

Su agilidad

Un salto rutinario de una copa de un árbol a otra, con una distancia de ocho metros y llevando a cuesta una cría, sería equivalente al esfuerzo de un atleta humano que realizara un salto de longitud de 15 metros.

7. Su alimentación

Su alimentación

Un colobo rojo macho se deleita con uno de los complementos alimentarios más inusitados en la dieta de esta especie, el cual le permite consumir alimentos que pudieran ser dañinos.

8. Su defensa

Su defensa

Varios colobos rojos adolescentes atacan a un mono más viejo. Como sucede casi en todas las sociedades de primates, el juego es crucial para el desarrollo de habilidades físicas y sociales.

Publicidad

¿Qué te pareció?