Hija de Paul Walker Demanda a Porsche

Publicidad

Al parecer,  la demanda de la hija de Walker se basa en los "numerosos defectos del diseño del vehículo". En sus 18 páginas, el texto presentado por los abogados de Meadow asegura que el coche que conducía el actor (un Porsche Carrera GT) "carecía de un sistema de control de estabilidad adecuada, además de las medidas de seguridad necesarias para proteger a los ocupantes del mismo y evitar, así, que se prendiera fuego después de una colisión".De no haber contado con estas deficiencias el coche, "Paul Walker estaría vivo hoy", aseguran los abogados de la hija del actor en la demanda presentada.'La velocidad no fue el motivo', según la demanda

Y es que esto fue lo que, al parecer, acabó con la vida del actor en 2013. Después de colisionar contra unos árboles a la altura de Santa Clarita (en California), tanto el actor como el conductor del vehículo, su socio Roger Rodas, terminaban perdiendo la vida en el accidente. En un primer informe, se aseguraba que la alta velocidad del vehículo había sido la causante del fatal accidente. Una velocidad cifrada por los investigadores por algo más de 150 kilómetros por hora (superando ampliamente la permitida en ese tipo de carreteras) que ahora también se ve cuestionada por la demanda de la hija de Walker.

En el texto se expone que el vehículo circulaba a una velocidad situada entre los 100 y los 115 kilómetros por hora, 35 por debajo del dato de los investigadores. Una velocidad máxima que se habría alcanzado en el momento en el que el Porsche se habría estampado contra los árboles, ardiendo minutos después y terminando con la vida de sus dos ocupantes.Ella aseguró algo parecido antes...La teoría de que el exceso de velocidad y no algo mecánico fue lo que terminó provocando el fallecimiento del actor, es algo que contó con el beneplácito de los ingenieros de Porsche. Sin embargo, parece que, casi dos años después del accidente, Meadow Walker no está muy por la labor de que continúe trasladándose toda la culpa de lo ocurrido a este dato.

"El Porsche en el que viajaba Walker no se incluía un sistema de control de estabilidad, algo que sí incluyen otros modelos. Carecía de refuerzos adecuados en sus puertas y un sistema de gomas en el departamento destinado al combustible para que, en caso de accidente, este no se libere y desencadene un incendio".Estas acusaciones presentadas por la hija del actor de Fast and Furious son similares a las presentadas por la viuda de Rodas, el conductor del vehículo. En su momento, Kristine Rodas, aseguraba que la velocidad alcanzada por su marido no pasaba los 89 kilómetros por hora y que, por tanto, esta no era el motivo principal del fallecimiento de su marido y padre de sus dos hijos.Fotos: Gtres e Instagram

Publicidad

¿Qué te pareció?