5 razones por las que sí existió el Holocausto

Publicidad

Genocidio: crimen masivo por el que un grupo es destruido en nombre de valores nacionales, religiosos o étnicos, o bien, una mera "limpieza étnica". El Holocausto fue, efectivamente, un genocidio, la suma de actos crueles y violencia extrema para la aniquilación de los judíos.

Defender o alabar a los judíos no es lo que aquí acontece, no hace falta ser projudío, sionista, semita o lo que se les ocurra para reivindicar que el Holocausto sí fue un suceso real. Para eso es el revisionismo de la historia, para resaltar los eventos que más se acercan a la verdad, ¿o no?

Los neonazis y anexos son los que más se empeñan en supuestamente desmentir el Holocausto, pero la realidad es que un evento de esa magnitud hoy en la era de Internet es ya muy difícil de negar.

Veamos a continuación algunas cuestiones por las que el Holocausto sí fue real.

1.- La prueba inicial

En los juicios de Núremberg se presentaron miles de toneladas de documentos que evidenciaban los crímenes de los nazis, básicamente, el Protocolo de la Conferencia de Wannsee, que documentaba la cooperación de varias agencias estatales alemanas, los informes de los Einsatzgruppen, que documentaban el progreso de los equipos móviles de matanza designados para matar judíos durante la invasión de la Unión Soviética en 1941 y el casi siempre olvidado Informe Stroop.

Además, los experimentos Asch y Milgram hacían que muchos de los enjuiciados alemanes fingieran perfectamente ante los tribunales de Núremberg a la hora de ser cuestionados.

"Conseguir que personas normales cometieran terribles atrocidades durante la Segunda Guerra Mundial, y que luego negaran la evidencia , no fue una labor tan complicada como puede parecer." (Lozano, Holocausto)

2.- Fotos, videos y audios no pueden estar equivocados

Los detractores del "Holocuento", como ignorante e irrespetuosamente se atreven a llamarlo, creen que este fatídico hecho fue un invento de los Aliados para sacar provecho de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, o sea, según ellos, todo fue una conspiraciónorquestada por judíos y Aliados. Sin embargo, resulta ser que la mayoría de los archivos, como fotos y videos, fueron documentados por los mismos nazis. 

Esos materiales son una obviedad. Está de más aludir a los asesinatos masivos, al encarcelamiento en los campos de concentración y a los experimentos desquiciados de Mengele (el 'médico' de las vivisecciones) mostrados ahí. Estos archivos fueron recabados por los Aliados y formaron parte de las pruebas más decisivas para devastar y enjuiciar a los alemanes.

3.- Los artefactos nazis y las cámaras de gas realmente existieron

Si los guetos, los campos de concentración, las cámaras de gas y los hornos para exterminar y hacer sufrir a judíos, gitanos, homosexuales, negros, comunistas y enemigos del régimen, no hubieran existido, ni siquiera tendríamos conocimiento de ellos actualmente.

Los alemanes eran muy meticulosos y perfeccionistas, no por nada los métodos de exterminio que utilizaron fueron la inspiración para las formas modernas de aniquilar personas (armas, instrumentos de guerra...). Como señala Enzo Traverso, un revisionista italiano:"Las cámaras de gas y los hornos crematorios son el conjunto de fábrica, burocracia y prisión, el punto máximo alcanzado luego de un largo proceso de deshumanización e industrialización de la muerte", al referirse a los métodos de violencia nazi.

Cuando los alemanes ya sabían que habían perdido la guerra, pretendieron no dejar rastro alguno de las evidencias ni de los testimonios (de ahí las Marchas de la Muerte), y aunque sí destruyeron cuanto pudieron para no dejar rastro, de todos modos en las revisiones posteriores se encontraron residuos de Zyklon-B y de otros gases venenosos. 

4.- Los testimonios

No hay que dejar de ver a los testimonios de los alemanes. En los ya referidos juicios de Núremberg, tres perpetadores nazis hablaron. Hermann Goering testificó abiertamente sobre la persecución de los judíos alemanes desde el ascenso al poder del partido nazi; Otto Ohlendorf declaró directamente sobre su unidad, Einsatzgruppe D, que asesinó 90.000 judíos en el sur de Ucrania en 1941; y el comandante de Auschwitz, Rudolf Hoess, quien testificó sobre el gaseamiento de más un millón de judíos en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau durante la guerra. Los tres afirmaron que llevaron a cabo las ordenes legítimas del Estado. Por otro lado, la prueba más rotunda para los que dudan del Holocausto son nada más y nada menos que los testimonios de los sobrevivientes de la Shoah, como también se le conoce a este genocidio. La literatura escrita por las personas que vivieron en carne propia el terror de la violencia nazi es amplísima. Por tratarse de testimonios relatados y concisos es difícil darlos por falsos. Como dijera un sobreviviente del Holocausto, mexicano por cierto: “Quien entró a un campo jamás podrá salir, de la misma manera, el que no estuvo ahí jamás podrá entrar ni siquiera en la imaginación.” (1) 

5.- Seis millones de exterminados, ¿un mito?

Quienes ponen en duda el Holocausto o de plano lo niegan rotundamente casi siempre refieren al "mito de los seis millones". Afirman que las víctimas murieron de otras enfermedades y no a causa de la brutalidad nazi, sin embargo, todo eso ya estaba planeado, las enfermedades adquiridas y los trabajos forzados a los que eran sometidas estas personas formaban parte de la "Solución Final" y de la Conferencia de Wannsee. 

Ahora bien, suponiendo que la cifra de los seis millones esté "inflada" como suelen decir, la diferencia no es mucha de acuerdo con las fuentes que dan números menores, los cuales oscilan entre 4 y 5 millones. Como sea, la diferencia no es mucha y sin duda sigue tratándose de tantas muertes como para afirmar con toda certeza que el Holocausto no fue un evento mínimo y mucho menosinventado. Para nada los crímenes de lesa de Mao Zedong o Stalin le roban cámara a la barbarie nazi (curiosamente ellos también fueron dictadores socialistas al igual que Hitler).

Casi toda la documentación sobre el Holocausto se aproxima a los seis millones. El saldo de personas exterminadas por todos los genocidios del siglo XX asciende a unas 70 millones, y el Holocausto cotribuyó con poco menos de un 10 % de esa cantidad, sin exagerar.

Datos adicionales

-En aquellas épocas, los alemanes le tenían mucho rencor a los judíos. Si bien Hitler propagó las ideas racistas y le dio cuerpo al odio colectivo del pueblo alemán hacia los judíos, éste ya de por sí le tenía mucho resentimiento: la economía alemana estaba en su peor momento, y los alemanes creían que los judíos eran culpables, además de su derrota en la Primera Guerra Mundial. 

-Aquí un extracto muy ilustrador acerca del odio exacerbado a los judíos :

"El judío es y será siempre el parásito típico, un bicho, que, como unmicrobio nocivo, se propaga cada vez más cuando se encuentra en condicionesadecuadas. Su acción vital se parece a la de los parásitos de la Naturaleza." (Mi Lucha, Hitler)

-La Iglesia Católica también participó en el antisemitismo (odio y rechazo a los judíos). Mientras pudo les transmitió a sus seguidores una visión de los judíos llena de odio. Hubo sacerdotes que incluso contribuyeron a la aniquilación de los judíos.

- A la fecha todavía hay criminales de guerra nazis que no han sido juzgados por la Corte Penal Internacional. Según informes del gobierno alemán, algunos están escondidos por algunos países. Alrededor de esto, una especie de leyenda muy sonada, que cobra fuerza por cierto, es que algunos de los que están escondidos, ahí en donde se encuentren, en sus aires de nazis, pretenden encontrar al nuevo Hitler.

Conclusión

Es cierto que el Holocausto hasta ahora ha sido un excelente negocio. Directores y productores de cine, autores de librosy documentalistas se han amasado sus fortunas relatando las atrocidades de los nazis, a veces exagerando sus barbaridades. En términos del sufrimiento judío, es lamentable el lucro desmedido, sin embargo esto no justifica que se quiera atribuir a los judíos una "victimización exagerada" y que con ella vayan "apoderándose del mundo". Que los judíos tengan talentos extraordinarios y que han sido envidiados y odiados a donde van es una realidad que siempre los ha acompañado desde que fueron conquistados por primera vez.

Hoy por hoy la humanidad siente vergüenza de que algo como el Holocausto hubiera pasado. Nosotros como personajes de la historia debemos de ver a este lamentable hecho como una advertencia de lo que es capaz de hacer el ser humano cuando se cruzan el odio y la violencia, pero principalmente, debemos de verlo como una lección que nos obliga a estar alertas para evitar que algo así se vuelva a repetir.

Referencias:

Enzo Traverso. (2002). La violencia nazi, una genealogía europea. México: Fondo de Cultura Económica.

Eric Hobsbawn. (2000) Historia del siglo xx, 1914-1991. Barcelona: Crítica.

Álvaro Lozano. (2010) El Holocausto y la cultura de masas. España: Melusina.

Daniel Jonah Goldhagen. (2003) La Iglesia Católica y el Holocausto: una deuda pendiente. Madrid: Santillana.

Norman Finkelstein. (2002). La industria del Holocausto: reflexiones sobre la explotación del sufrimiento judío. España: Siglo Vientiuno de España Editores.

Bernard Bruneteau. (2009). El siglo de los genocidios. España: Alianza Editorial.

Adolf Hitler. (2010). Mi Lucha. Editorial del Partido Nacional Socialista de América Latina.

(1) Simón Kleiman, sobreviviente mexicano del Holocausto fallecido en 2002.

http://peliculasdelholocaustojudio.blogspot.mx/ 

http://www.unitedagainstracism.org/archive/pages/thema02.htm

http://actualidad.rt.com/galerias/sociedad/view/93790-lista-criminales-n...

Publicidad
Imagen de Lula Tercero
Lula Tercero 09/03/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?