Canciones mexicanas tan peladas que dejan en ridículo al reggaeton

Publicidad

En la música persiste el tabú a las groserías. Las escuchamos en todos lados, pero no podemos soltarlas en cualquier parte.

Ya muchs nos dicen "Ten amplio criterio", pero a pesar de los avances, todavía somos quisquillosos con el habla florida y el albur barroco. Hasta en las redes sociales están las publicaciones con lenguaje explícito. En la vida, se discrimina al lépero. Hasta en la literatura se aplica la ley del hielo a los malhablados. En el plano musical, la grosería siempre ha sido el ingrediente misterioso que lo mismo divierte y ofende. Es un arma de doble filo que algunos músicos han trabajado con rigor hasta niveles cósmicos, mientras que otros lo han evitado a rajatabla.

Grupo Marrano - En mi soledad

Todas las rolas de Grupo Marrano son una oda al albur y a la grosería. En términos de lenguaje explícito, nadie ha superado lo que hizo el Grupo Marrano. Y cuando digo nadie, hablo de todos los géneros musicales. El repertorio de este grupo es de alto contenido sexual, violento y machista. Lo que hacían estos regiomontanos todavía le enciende los cachetes a hasta al metalero más denso. No por nada se ganaron a pulso el mote de los Slipknot mexicanos. A años de distancia, su identidad sigue siendo un misterio. Aquí una cumbia cursi-guarra.

Armando Palomas - Corrido de las mujeres

Este hidrocálido ha trabajado las tres íes como ningún otro: independiente, irreverente e infatigable. Es un verdadero artesano que ha trabajado un repertorio vulgar, acústico y ecléctico. En su extenso repertorio le ha entrado al rock, cumbia, bolero, blues, tango, ranchera y los que se acumulen. "El corrido de las mujeres" (de su álbum Qué se muera el rock, que viva el mambo) es uno de los puntos más léperos de su carrera.

Molotov - Quítate que m'asturbas

Son los léperos de cabecera de cualquier adolescente con aspiraciones a la irreverencia. A 18 años de distancia, pocas bandas mexicanas han logrado y perdido tanto; pocas bandas se han atrevido a lo que ellos hicieron: escupirle a Televisa y luego pedirle perdón; sobre todo, pocas bandas han perdido tan poco al paso del tiempo, tan es así, que ¿Dónde jugarán las niñas? es un disco que no podrás poner en cualquier parte.

El Viejo Paulino - El Mono de Alambre

Actor, compositor, videoasta y pionero del canto grosero, repudiado por muchos y amado por otros tantos, Julián Garza supo reírse de todo, hasta de él mismo. Su nombre es sinónimo de maledicencia y vulgaridad, sin embargo, vaya que era divertido. El viejo puede descansar en paz, "El mono de alambre" aún sigue persignando conciencias. El tema que escucharás es de Los Razos, una versión no autorizada.

Las Ultrasónicas - Vente en mi boca

Cuando esta agrupación irrumpió en la escena nacional del rockcillo, ganó muchos seguidores por su música desinhibida y directa. "Vente en mi boca" fue casi himno de una generación que un tiempo aspiró a ser under, pero luego se afresó. La voz de Jessy Bulbo y un delicioso tema surf sigue conquistando a hombres y mujeres.

Grupo Marrano - El ansioso

Como les decía, el Grupo Marrano alcanzó niveles astronómicos haciendo homenaje a las leperadas. Esta es quizás una de las que más te sonrojan si le escuchas en público. Puro porno hecho canción.

El carrito - Los Cadetes de Linares

Una canción de despecho y guarradas. Sólo a los legendarios Cadetes les pudo haber salido una rola como esta.

Fuente: vice.com

Publicidad
Imagen de
05/10/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?