7 razones por las que tus amigos con hijos son una pesadilla

Publicidad

Esta publicación puede herir susceptibilidades, cuidado. La verdad es que antes disfrutabas de la plena amistad de esos amigos que ahora tienen hijos; y sí, ahora es todo distinto porque la realidad y el presente son sus creaturas.

Extrañas su amistad toda dedicada para ti. Consideren que estas cosas son súplicas de que los solteros sin hijos queremos que regresen aunque sea un poco esas épocas de felicidad infinita cuándo éramos compañeros de clase o de trabajo.

Por los lugares

Por fin aceptaron salir a comer, pero ahora tienes que acatar sus imposiciones para ir. Te tienes que sentar en las mesas de no fumar, o en las mesas junto a los juegos, por lo que tener una conversación de adultos es imposible. Siempre exigirán prácticamente que vayan a ciertos lugares donde sus hijos estén cómodos.

Por los “no puedo”

Siempre te dirán “no puedo” cada que los invites a algún lado. Ya no los invitas a la mega fiesta de disfraces en la Roma donde salían a las 7 de la mañana, ahora con que te acepten un café te conformas, pero tu corazón se rompe porque de cada 10 invitaciones, te rechazan 9.

Porque se van temprano

Si es a tomar un café, hasta te advierte que solo puede ir un ratito. Si por un milagro de la Covadonga aceptan ir a una cena o a una fiesta, son los mata-fiestas que a las 10 de la noche se están despidiendo. En resumen, viste a tu amigo un par de horas. 

Porque ya no te pelan

Le estás contando la última cagada que tu novio se mandó y tu amigo te pone atención a medias, está tratando de estar contigo, pero a la vez no le despega un ojo a su hijo, y prepárate para recibir un "espérame tantito, es que Santi se metió una rata a la boca". No puedes tener una conversación con ellos de más de 5 minutos de duración. Porque te tienes que adaptar a sus horarios

Si pueden verte o bien, te invitan a su casa, te tienes que adaptar a lo que ellos necesiten de ti, ya no es equitativo. Si vas a su casa, sabes que te tienes que ir temprano porque ellos tienen cosas que hacer con sus chavitos; como bañarlos, darles de cenar, y meterlos a la cama. Si te esperas a que ellos terminen de hacer eso, te mueres de aburrimiento. Si salen a la calle, se tienen que ir cuando ellos digan, por las mismas razones que las anteriores nombradas. 

Porque te tienes que adaptar a sus horarios

Si pueden verte o bien, te invitan a su casa, te tienes que adaptar a lo que ellos necesiten de ti, ya no es equitativo. Si vas a su casa, sabes que te tienes que ir temprano porque ellos tienen cosas que hacer con sus chavitos; como bañarlos, darles de cenar, y meterlos a la cama. Si te esperas a que ellos terminen de hacer eso, te mueres de aburrimiento. Si salen a la calle, se tienen que ir cuando ellos digan, por las mismas razones que las anteriores nombradas. 

Porque lo que te pase a ti ya no importa

Acéptalo, no es lo mismo que tu novio hippie te rompa el corazón en mil pedazos porque se va a ir a vivir a la Sierra Juárez que si su hijo tiene temperatura. Olvídalo, jamás compitas con sus hijos porque siempre quedarás afuera. Tu ruptura de corazón cúratela solo, ellos tienen cosas más importantes que atender que tu necesidad de que alguien te abrace y te consuele.

Porque son abusivos

Saben que los quieres y de paso quieres a sus chavitos, pero a veces se pasan de lanza pidiéndote favores que no puedes rechazar como cuidar a sus hijos tres veces a la semana, o peor, un fin de semana. Y algunos hasta creen que es parte de tus obligaciones hacer esas cosas. Ya no digas que te pidan que vayas por ellos a la escuela, o que los lleves al doctor porque tienen una junta. 

Fuente: 7boom.mx

Publicidad
Imagen de
01/07/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?