7 cosas que extrañas de tu primera computadora y tu primer contacto con el Internet

Publicidad

Qué aburrido tiempo es hoy. Con casi cualquier dispositivo que tengas a la mano tienes acceso a Internet. Antes, el picar el botón de inicio, la experiencia de usar una computadora era mágico, todo lo era. Y no importaba si no tenías Internet, era bonito.Todo ha cambiado y se ha vuelto tan común, que ya no valoramos las pequeñas cosas y olvidamos los inicios.

Tutoriales

Había libros gigantes, cursos intensivos, revistas, comerciales, documentales y segmentos en espacios como la televisión para que la gente conociera el Internet. Ahora ve cualquiera de esos tutoriales y muere de risa.

Los discos de AOL

Al igual que los dulces con empaque en forma de fresa, los discos de AOL simplemente aparecían entre tus manos. Era tan común tenerlos, que se volvieron parte de nosotros. Aunque no los usáramos, estos hacían bulto entre nuestro "porta cd's" y eso nos hacía mejores que al resto. Estos prometían 720 horas de Internet gratis con la condición de firmarles un contrato para que te siguieran cobrando una vez terminado el tiempo de regalo. Aun así nuestro cerebro inexperto, creía que con meter el cd, podíamos navegar por el lentisímo Internet de la época.

El entrar al chat o iniciar sesión en el Live Messenger

Para comunicarnos con desconocidos o gente cercana, teníamos primeramente los chats en servidores basados en Java (los cuales no han cambiado en lo absoluto) y años después el hermoso Windows Live Messenger.

Iniciar sesión, cambiar tu nick, elegir tu mejor foto, ver que la que te gustaba iniciaba sesión, mandar zumbidos para imponer respeto y guardar cada emoticón que nos enviaban, era más cool que decir: "te mando inbox" y apoyarte de imágenes de los Minions para adornar tu texto.

Las páginas sencillas

Desde 1991 las páginas de Internet comenzaron a aparecer y para 1997 ya eran todo un fenómeno al que la mayoría quería pertenecer y que sigue bastante vivo. Los más geeks de la época utilizaban el Netscape, otros usábamos el ya muerto Internet Explorer. Luego a través del AltaVista buscábamos lo que queríamos y casi siempre aparecía en Yahoo!

Al entrar a los sitios sólo encontrábamos imágenes de baja calidad, millones de gifs animados, los contadores de visitas, imágenes rotas y muchos colores. Si queríamos ver algo tan sencillo como la pornografía, todo era muy sencillo. Nada de vídeos en HD y esas cosas de ahora, antes una fotografía que no terminaba de cargar por el lento Internet, era la perfección.

Bajar música de LimeWire y escucharla en Winamp

Antes ni pensar en un servicio como Spotify o en un reproductor como iTunes, esas eran cosas que estaban a años luz. En esos tiempos lo bueno era tener el Winamp para escuchar los cd's o la música en arcaícos formatos. Esas canciones que bajábamos de manera ilegal a través de programas como LimeWire, Ares (el cual sigue con vida) o el eMule.

Fuimos parte de que la industria musical se fuera al carajo, pero qué buenos tiempos.

Usar el Encarta y otros programas geniales

¿Wikipedia? Bitch please!, el Encarta era el bueno. ¿Photoshop? ¡JA! El Kid Pix era todo lo que necesitábamos para dejar sin chamba a un diseñador gráfico.

Esos programas tan sencillos, te podían hacer la vida más divertida. Para ellos no necesitabas una conexión a Internet y el usar una computadora sin Internet, no era motivo para morir de desesperación. De hecho, era todo lo contrario.

Conectarse al Internet

 

En esos tiempos arcaicos, el hecho de conectarte a la red era un logro y toda una experiencia.A través de la línea del teléfono, uno podía tener acceso al módem del lento Internet que iba regularmente de los 12 kb de bajada a los 36 kb (si eras burgués). El servicio era caro y bastante manchado, pero lo que más dolía es que se colgara y no entrara o que tu mamá decidiera hablar por teléfono cuando querías jugar en la computadora.

Una cosa u otra, maldita vida.

Fuente: 7boom.mx

 

Imagen de
18/08/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?