Razones por las que la Revolución Mexicana es lo peor que nos ha pasado

Publicidad

El desorganizado baño de sangre que conocemos como Revolución Mexicana, tan contradictoriamente idealizado por los mismos que dicen odiar al PRI, es un mito fundacional más del Estado Mexicano.

 

Paradójicamente, esos que se dicen librepensadores y que no le creen nada al gobierno actual, si se tragaron completito el adoctrinamiento del PRI que tanto odian a través de la SEP en torno al heroismo de esta revolución y hasta quieren otra.

 

La Revolución Mexicana fue una simple guerra civil en la que varios grupos lucharon por tomar el poder a través de las armas, no esa lucha heroica que ganó el pueblo y que condujo a un México moderno de justicia social y democracia, mito que nos vendió el PRI y  que sus más viscerales enemigos defienden como una verdad absoluta.

 

Tan es así, que esta "gesta heroica", que le costó la vida a entre uno y dos millones de personas y que supuestamente se llevó a cabo en nombre de la democracia, tuvo como su más emblemático resultado la creación de un partido político de corte autoritario y dictatorial que se aferró al poder durante 70 años: 

El PRI, partido al que los apologistas de la Revolución Mexicana dicen que odian, con su incongruencia característica, tal vez porque añoran que Morena se posicione 70 años en el poder, ignorando que esta intolerante secta laica morirá el día que su pastor deje de existir. (Sí, es mortal, sentimos que se enteren tan abruptamente).

 

"Como mis bisuabuelos se mataron en una guerra civil, ahora denme todo gratis" parece ser la conclusión inoculada en los mexicanos gracias a uno de los principales arquitectos del mito revolucionario, el Tata Cárdenas, uno de los presidentes que más daño le ha hecho al país.

 

Y esa es la creación de Lázaro Cárdenas que subsiste hasta hoy y que explica el éxito de los líderes mesiánicos hasta la actualidad. 

El Tata, el padre, ese guía paternal y amoroso que nos cobija a todos con su manto protector para que nos guíe y nos salve de nosotros mismos, que aglutine a los que se dicen representar al pueblo de México en su lucha por los intereses de su grupo, por el puesto burocrático, por la dádiva gubernamental.

 

Mientras no nos sacudamos el mito de la Revolución continuaremos con la irrupción en la escena de los caudillos salvadores de la patria, ese es el legado del PRI que tanto odian pero al que tanto anhelan ver de regreso, solo que ahora se llama Morena.

 

 

 

 

Imagen de popinskysoda@gmail.com
[email protected] 22/05/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?