El país que debe servir de ejemplo ECONÓMICO para México está más cerca de lo que crees

Publicidad
Publicidad

Aunque en los últimos años se han empeñado en destruir todo lo que han logrado.

 

Se trata de Chile. El Chile antes del regreso de Bachelet. En el Chile de Bachelet la libertad es un problema porque perturba el mundo feliz de igualdad de los socialistas.

 

Pero no analizaremos como se está destruyendo al país, sino como llegó a ser el primero en Latinoamérica listo para dar el salto al concierto de los países desarrollados.

 

A pesar de su pasado político inestable, Chile es un ejemplo de lo que puede pasar cuando un país abraza la libertad económica. 

 

En 1975, Chile estaba en el último lugar en el ranking de libertad económica. Desde 2005, está en el top 10 de ese ranking.

 

El día de hoy, los chilenos cuentan con las herramientas que sus padres y abuelos jamás hubieran soñado para, por sus propios méritos, intentar salir de la pobreza o mejorar su situación económica. 

 

En el pasado, la sociedad chilena tenía el convencimiento de que el comunismo era el camino. En 1970, Chile eligió como presidente a Salvador Allende, candidato de los partidos comunista y socialista.

 

Allende tomó medidas para establecer una economía centralizada totalmente controlada por el gobierno (el sueño húmedo de las buenas conciencias mexicanas).

 

Allende era uno de los promotores de la revolución en América Latina y la expansión de las actividades económicas del Estado no se hizo a través de la ley, sino simplemente arrebatando.

 

Ese gobierno quería destruir el mercado para obtener el poder total del país. Allende nacionalizó todas las empresas, expropió granjas y militarizó pequeños negocios familiares. Aumentó los programas sociales para ayudar a los pobres, pero la economía estaba en caos y el gobierno no podía financiarlos.

 

En solo un mes, la inflación subió 22% y en 1973 el congreso declaró inconstitucionales las acciones de Allende.

 

En septiembre de ese año, Pinochet dirigió un golpe de estado en contra del gobierno de Allende. Mientras los militares entraban al palacio, este se suicidó. Al día siguiente, una junta militar proclamó presidente a Pinochet. 

 

Se estima que 3,000 personas murieron durante su mandato y otras 25,000 encarceladas o torturadas. Hay un gran monumento que sirve para recordarles a los chilenos este triste periodo.

 

Pero se da una gran paradoja durante el mandato de Pinochet. Muchos generales querían controlar la economía como lo hacía Allende, pero en lugar de eso, Pinochet invitó expertos de fuera para salvar a un sistema colapsado.

 

Le entregó la misión de reestructurar la economía a un grupo de estudiantes de la universidad de Chicago, influenciados por el nobel Milton Friedman, que fueron conocidos como los Chicago Boys.

 

Era gente que creía en el libre mercado y en la sociedad libre, algo muy novedoso para la época en Chile y en toda Latinoamérica.

 

  • Aplicó políticas de comercio abierto.
  • Regresó negocios a manos privadas.
  • Privatizó el sistema de pensiones, que estaba quebrado.
  •  

Aunque fue una transición lenta, la economía empezó a crecer a un ritmo acelerado y el mundo tomó nota.

 

Las importaciones competitivas en Chile obligaron a la manufactura local a mejorar e incrementar su productividad si no quieren quebrar. (Distinto a bloquear calles para exigir proteccionismo).

 

130 empresas chilenas quebraron en los 80, desde grandes fábricas hasta pequeñas tiendas, pero al mismo tiempo, la producción industrial y la agricultura empezaron a crecer progresivamente, no hay escasez de consumidores para la enorme cantidad de productos a precios razonables.

 

Este sistema económico es la única forma en la que el pobre puede superar su situación y esto está 100% comprobado en Chile. De este modo puede existir la movilidad social, que antes no existía en el país.

 

Antes, el 3% de la población iba a la universidad. Hoy lo hace el 40%. El 75% es la primera generación que va a la universidad.

 

En las últimas 3 décadas, Chile se ha transformado. Su tasa de pobreza era de 40% y hoy es del 14% y sigue a la baja, al menos hasta que Bachelet meta mano con sus desvaríos socialistas.

 

La pobreza extrema bajó de un 16% a un 3% y ahora existen programas independientes

para fomentar la actividad emprendedora en sectores pobres.

 

Chile alcanzó primero la libertad económica, la libertad política llegaría hasta 1991, cuando Pinochet permitió una elección y fue derrotado.

 

Desde luego, el ejemplo a seguir son solo las medidas de liberalismo económico y de ninguna manera el brutal régimen de Pinochet en el aspecto político. Es obvio, pero lo aclaramos porque no falta el comentarista de Facebook despistado.

 

 

Imagen de popinskysoda@gmail.com
[email protected] 27/05/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?