¿por qué no te deberías asustar si ves a la llorona?

Publicidad

Todos hemos esuchado la leyenda de la llorona, una mujer espectral que sale en las noches a buscar a sus hijos, que si se te aparece te llevará a quién sabe qué lugar escondido...

Pero pocos mexicanos saben que su origen se remonta a un tiempo mucho más antiguo a la época colonial, es decir a un tiempo antes de la llegada de los conquistadores a América.

Si no has leido el libro "la visión de los vencidos" escrito por el historiador Miguel León Portilla, te aseguro que te estás perdiendo un buen libro...

Siguiendo el tema, poco antes de la llegada de los conquistadores a tierra azteca, éstos fueron avisados mediante diferentes presagios que invasores destructores vendrían a México, entre ellos se encontraba una mujer que salía de entre los cerros a gritar a plena luz del día: "¡Ay mis hijos, ya nos perdemos!" y "¡Ay mis hijos, ¿Dónde los llevaré?!", es decir, lejos de ser un fantasma inútil que sólo sirve para espantar, era una mensajera de malos augurios, entonces, por qué no nos debería de pasar por el arco del triunfo su presencia?, bien, algunas personas, cuentan que antes de que ocurriera el terremoto catastrófico, se podía oir alto y claro.

Tal vez, en éstos tiempos en donde un presidente extrangero amenaza con desterrar de sus tierras a nuestros compatriotas y donde el mismísimo presidente de México está más para jodernos que para ayudarnos, sea preciso una llamada de atención, un ser mitóligico que nos advierta de la catástrofe que se avecina... seres venidos del haberno....

Puede sonar como una broma, pero tal vez es lo que necesitemos para ya no dejarnos tanto de las injusticias ocurridas en nuestras narices...

solo para terminar, la "llorona" era la sexta señal. En la séptima Moctezuma se encuentra con un ave parecida a una grulla, cuyos ojos parecían un espejo, a través de los cuales el emperador vió cómo venía "mucha gente" en un barco (siendo una persona un poco optimista y payasa tal vez, podría atreverme a decir que es twiter, je, je, je). La última señal eran seres mounstruosos de dos cabezas, que sólo aparecían un momento ante el emperador, para desaparecer ante el menor descuido...

En conclusión, que no te espante la sola presencia de la llorona, si no sus augurios

Imagen de hana.valencia.m3@gmail.com
[email protected] 31/01/2017 0 visitas

¿Qué te pareció?