7 cosas que odio de los defeños (escrito por una provinciana)

Publicidad

Llevo viviendo 5 años en el DF, soy de provincia, y sigo sin acostumbrarme a muchas cosas que pasan en la gran ciudad. He encontrado muy buenos amigos y la gente es increíble, pero hay cosas a las que sigo sin acostumbrarme y me siguen poniendo los pelos de punta.

No tienen percepción del espacio

Al defeño parece que le cuesta mucho sacar un "¿me das permiso?" o un "¿me permites pasar?". Me hace pensar que su lengua se la comió el ratón y prefieren pasar empujándote que amablemente pedir el paso. Parece que se sienten dueños de la calle cuando tienen un metro de distancia para caminar pero no, a huevo pasan rosándote el hombro. En el antro, ni se diga, la especialidad es aventar como toro cuando tienes que pasar.

 De verdad es un horror que no tengan la percepción de espacio cuando caminan en la calle. 

Los Godínez defeños

La moda oficinista en el DF es de las cosas que más me sacan de onda. Mientras que en provincia le gente se viste bastante meeeeeeeeh, o sea, no es que no se arreglen, sino que no le ponen tanta enjundia como hacen muchos Godínez. Acá pasan dos cosas: se esfuerzan demasiado o no se esfuerzan para nada.

Los hombres tienen de dos: o van con un traje de color horrible y brilloso (casi siempre, gris rata, marino oxxford etc...) y con corbatas que no combinan, o de plano, creen que usar pantalones de pinzas de vestir con una camisa Polo los va a salvar. Obvio, ninguna de las dos opciones. Por supuesto se ponen una chamarra de piel arriba, para no verse taaaaaaan Godín. 

Por su parte, la mujer Godin también: o se arregla demasiado o no se arregla para nada. Ellas traen rayitos en el pelo de manera desordenada, uno blanco, el otro negro el otro medio güero. Les ENCANTA usar taconzotes, máscara de pestañas exagerada, y  les mama el efecto blanco en el ojo.

Imagen eliminada.

La mujer defeña se maquilla como se hacía en los 80, con plastas de maquillaje y hasta la boca color rojo pinacate. 

Tienen la autoestima más alta del país

¿Qué les pasa? No hay defeño que no haya conocido que se presente con sus logros. Se creen guapísimos, millonarios, que son super cool, que son originales, que ellos inventaron todas las tendencias y, aparte te lo presumen, te platican sus logros como si nadie más lo tuviera. Son bastante engreídos. Me caen bien, pero bájenle dos rayitas.

Les encantan los antros arrabaleros

No importa la clase social que tengan, van desde los fotógrafos, gente chic, gente de la moda en México y hasta al más hipster le mama ir a lugares arrabaleros como el Marrakesh, La Perla y Bahía Ba, por nombrar solo algunos.  Les encanta pagar 20 pesos por una chela caguamera caliente servida en vasito rojo. Todos los hispters están aquí. 

La escena musical

Es completamente local y cerrada. No hay manera de que otra banda llegue a presentarse en un bar si no son las mismas 10 de siempre. No hay avance, todas suenan igual, desde los famosos Little Jesus hasta los Big Big Love, Adiós París pasando por los Hawaiian Gremlins y Torreblanca. Lugar al que vayas, festival casero al que vayas, bazares y happening a los que asistas en el DF siempre hay una de esas únicas 10 bandas tocando en el fin de semana. Su escena musical es estrecha y por lo mismo, aburrida. 

Están atrapados en los 80 y 90

Por cómo se visten, los colores que usan, el tipo de ropa, lo que escuchan. Son completamente genéricos, nadie es diferente a nadie, todos hablan igual, sus gustos son los mismos y la cultura kitch es lo más notorio para los demás aunque ellos no lo vean. Siguen usando expresiones de los 90, sus antros siguen siendo como de los 80. El DF es una ciudad detenida en el tiempo, y su gente se quedó atrapada en esa década. 

Siempre traen suéter y bufanda

Me da un chingo de risa ver a los defeños con botas, abrigos, suéteres y bufandas cuando estamos a 18 grados. O cuando ven tantito nublado, salen de sus casas como si fueran a irse al Nevado de Toluca. Sobre todo las mujeres, son las más exageradas usando sus botas UGG, chamarras de pluma de ganso y unas cosas asfixiándoles el cuello llamadas bufandas. ¡En serio ME VUELVE LOCA que siempre carguen con un suéter aunque estemos a 25 grados y se lo pongan. Lo peor es que ni siquiera sudan. Van muy campantes en el metro con sus vestimenta de nieve y no les pasa nada, ni una gota de sudor. 

Cuando llueve NADIE CARGA PARAGUAS, prefieren andar corriendo con el cuello metido a los hombros, (caminando de tortuguita), a cargar con una sombrilla. 

Fuente: 7boom.mx

 

Imagen de
31/07/2015 0 visitas

¿Qué te pareció?