¿Por qué Osorio es un fraude en el futbol?

Publicidad

Osorio, mejor llamado como Juan "Cambios" Osorio por el reconocido periodista deportivo Carlos Albert, ha dado muestras de ineptitud, de chorero y vende humos durante toda su ambivalente gestión como director técnico de la selección nacional de fútbol de México. Pese a estár consiguiendo algunos de los mejores resultados en la eliminatoria de CONCACAF desde el 2001, su productividad altamente positiva está mucho más atada a las enormes carencias de sus rivales de la zona que a un verdadero desempeño eficiente y destacado de sus conceptos futbolísticos.

Rotaciones absurdas, confusión de los jugadores, una humillante goliza en uno de los torneos oficiales más relevantes del mundo, imposiciones con motivos extra futbolísticos, malas estratégias para un hombre que se jacta de ser un "estudioso" del fútbol y un uso subóptimo e inadecuado de los jugadores nacionales son algunas de las razones por las que este personaje cínico y deshonorable se ha destacado como uno de los mayores fraudes del seleccionado mexicano, quizá sólo comparable con el sueco Sven Goran Ericsson.

Publicidad

5. Cinismo, soberbia y arrogancia pese a derrotas contundentes

Cinismo, soberbia y arrogancia pese a derrotas contundentes
0
0 Votes
La aplastante derrota ante Chile por 7 a 0 durante la pasada Copa América Centenario, bajo un estadio totalmente a favor de la selección mexicana, tuvieron que haber desatado la renuncia inmediata de Osorio... Si éste hubiera sido honorable, decente y sensato, pero no, en su lugar no sólo ratificó su continuidad al frente de la selección, sino que no reconoció el estrepitoso desastre y fracaso de su sinrazón de rotaciones, y minimizó una derrota humillante con autoridad de parte de los chilenos, la peor desde la goleada de 8 a 0 contra Alemania Federal en el mundial de Argentina 1978.

4. Sus rotaciones confunden más al equipo que a los rivales

Sus rotaciones confunden más al equipo que a los rivales
0
0 Votes
Supuestamente, las rotaciones tratan de confundir al rival y de neutralizarlo a través de la colocación de hombres adecuados para neutralizar las ventajas de los contrincantes, pero más bien han servido para que los jugadores no sepan cómo asociarse, cómo plantarse en el campo ni qué jugadas realizar; Osorio parece que no contó con que le jugador de fútbol promedio no es inteligentes, y por ello no entienden sus instrucciones, se confunden y cometen errores, como lo hizo Javier Hernández en el pasado partido eliminatorio contra los Estados Unidos en el estadio Azteca.

Publicidad

3. Osorio sigue siendo un pelele de los dueños del fútbol mexicano

Osorio sigue siendo un pelele de los dueños del fútbol mexicano
0
0 Votes
Eso se ha notado y se sigue viendo constantemente, empezando por su necedad irracional de seguir alineando como titular a Javier Hernández, que pasa un momento negativo en su generación goleadora y que es un jugador limitado al área chica, en vez de preferir a Raúl Jiménez, que pasa por un mejor momento y es más completo tanto por técnica como por generación de jugadas; tampoco explicó la abrupta salida de José Manuel "tecatito" Corona; alineó y amenaza con incluir en la cancha a Rafael Márquez pese a sus graves lesiones, su lentitud y falta de forma con el fin de homenajearlo en plenas competencias oficiales; en suma "Juan Cambios" prefiere seguir vendiendo camisetas y llenando estadios a ganar partidos con los hombres más eficientes que hayan, y sigue protegiendo a jugadores que por capricho no desean concentrarse en la selección.

2. Para estudiar tanto, es un pésimo estratega

Para estudiar tanto, es un pésimo estratega
0
0 Votes
Quiso contener a Chile con una línea de cinco, encabezada por Márquez, y aún así lo aplastaron; de antemano se sabia que Bruce Arena conoce cómo contener el ataque mexicano achicándole espacios y jugando a que el equipo nacional cometa errores, y jamás ordenó la realización de tiros de media distancia a la meta estadounidense, ni demostró variantes para abrir a la defensa norteamericana, ni fue escrupuloso con la defensa y la contención en no permitir errores aprovechables por el equipo de las barras y las estrellas. Incluso con un rival tan débil como Honduras, en el partido sostenido en el estadio Azteca, el primer tiempo vio a una selección mexicana sin ideas y que cayó en el juego ríspido hondureño, logrando abrir su defensa tras un gol bastante fortuito de Oswaldo Alanís mediante pelota parada.

Aporta una imagen

Select an image.