Los pantanos de Nueva Jersey

Publicidad

Rellenos con basura, envenenados con desechos industriales, drenados, cubiertos con pavimento, quemados y deforestados, los humedales más persistentes y de inaudita ubicación en Estados Unidos se están recuperando.

En las extrañas Tierras al oeste de Manhattan llamadas Meadowlands una derruida prominencia de roca volcánica sobresale de entre las marismas y la espesura de los carrizales. Su historia es tan pintoresca como su nombre: Snake Hill. Alguna vez fue refugio de los indígenas y los locos, y los reos de la prisión del condado se entregaron forzadamente a romper con marras la roca.

Una ventosa tarde de verano, este vestigio del periodo Triásico es el sitio ideal para sentarse a observar uno de los parajes más extraños e infames sobre la Tierra: Meadowlands, en el estado de Nueva Jersey, los camiones transitan rugiendo a través de un corte en la roca; un viento de cola fustiga a una bandada de golondrinas y bate de los árboles de manera que sólo se ven los pálidos enveses.

Publicidad

1. Lo que aparece en los basureros

Lo que aparece en los basureros

Cualquier cosa podía aparecer en los basureros con frecuencia así sucedía: una ballena de 38 toneladas (decapitada), ruinas de la bombardeada ciudad de Londres (traídas como lastre por los barcos enviados en préstamo y arriendo durante la segunda guerra mundial), bebes muertos, perros moribundos de una perrera local y todo lo que Nueva Jersey arroja al bote de la basura.

2. Los basureros

Los basureros

Hoy los basureros son un lugar muy distinto. Desde Snake Hill se puede ver el sitio donde se localizaban antes de ser clausurados y transformados en una zona de limpias cordilleras jorobadas que a veces recibe el nombre de Valle de las colinas de basura.

3. La hierba de los cauces

Secos todavía está arqueada por el flujo de las corrientes, y en algunos puntos uno puede darse una idea de lo que Meadowlands solía ser. A penas en los años veinte, crecían bosques de cedro blanco en las aguas poco profundas, tan densos y misteriosos como en cualquier brazo pantanoso.

4. La vista desde el Snake Hill

La vista desde el  Snake Hill

Cuyo nombre oficial es Laurel Hill, ofrece muestras de la pasmosa transformación que ha sufrido la actitud del ser humano en torno a Meadowlands. El estadio de fútbol americano de los Gigantes de Nueva York es el nuevo símbolo de Meadowlands.

5. La mancha

La mancha

La mancha de bodegas, hoteles y centros comerciales nuevos que rodea el estadio va en rápido crecimiento hacia los humedales. Meadowlands se convertido en el medio para dar brillo a la imagen de un estado entero o al menos para igualarlo con Nueva York.

6. Una propuesta

Una propuesta

Era el de criar bisontes en las colinas, en lugar de bisontes se contó un centenar de patos collar salvajes, además de zarapitos y libélulas, en un estanque que apareció en la cima de la colina 1-E.

Publicidad
Imagen de
12/05/2016 0 visitas

¿Qué te pareció?