Razones que me decepcionan de que el mexicano honre la pobreza pero quiera ser rico como los gringos

Publicidad

Diga lo que digan, y a pesar del enorme culto a la pobreza que existe en nuestro país, el mexicano por dentro y en realidad aspira a lo que anhela prácticamente todo habitante del resto de las naciones de la Tierra: Prosperidad, bienestar material y posibilidades de mejora económica tanto para ellos mismos como pára sus familias. A pesar de que el pueblo tiene numerosísimos dichos populares para justificar su pobreza al ser "pobres pero honrados" y de que "es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja a que un rico entre al Cielo", en hordas de cientos de miles cada año nuestros compatriotas emprenden un duro y muy peligroso peregrinaje en donde arriesgan la vida para llegar a una "tierra prometida" en la que adquieren muchos dólares, pese a que la Iglesia y la Vírgen de Guadalupe les llame "mis pobres hijos", precisamente para salir de pobres. En este artículo te doy 5 razones por las que todo lo anterior es verdad.

Publicidad

1. Emigran en masa a donde hay dinero

Emigran en masa a donde hay dinero
Claro, porque de pan vive primariamente el hombre, y como en la tierra de la "mexicanísima" guadalupana la caterva de ladrones que lo desgobiernan y mal administran no le dan empleos ni oportunidad de enriquecerse legalmente, van a una tierra "hereje", protestante y anticatólica llamada E.U.A en donde pueden tener muchos dólares, casas propias, autos de lujo, viajes, electrónicos de consumo y negocios prósperos en un ambiente que, con todo y el racismo supremacista gringo, es mucho más tranquilo que el del México dominado por el crímen organizado.

2. Culto hipócrita a la pobreza

Culto hipócrita a la pobreza
Si la pobreza es tan buena, ¿Por qué todo mundo quiere evitarla a toda costa? ¿Por qué se habla siemrpe de resignación de ella? Si es una suerte inevitable para todo aquel que nació bajo su triste manto, ¿Por qué no se abraza sino que se llora? Fácil, porque no es nada grata, y a la menor oportunidad de dinero fácil todo mundo salta para obtenerla y dejar de ser pobres. El culto al dinero, al estatus social y a las posesiones materiales, especialmente por gente que fue pobre y que mejoró su situación económica, tanto en México como en el mundo, ilustran que lo que mueve al mundo es el billete, no la falta del mismo.

3. La pobreza se sufre, pero jamás de acepta

La pobreza se sufre, pero jamás de acepta
Lo curioso del pobre es que, en su gran mayoría, quiere salir de su pobreza sin hacer nada; ello ha dado como resultado el oprigen de las filosofías y modelos económicos de izquierda, especialmente el marxismo, el socialismo y el comunismo. La realidad es que , aunque den cierto nivel de bienestar generalizado, estos sistemas socioeconómicos dan migajas a las mayorías mientras que la élite en el poder se encarga de huir lo más lejos posible de la pobreza de los demás, precisamente porque no la tiene que sufrir ni aceptar en sus posiciones de privilegio político.

4. El pobre habla mal del rico, pero lo envidia

El pobre habla mal del rico, pero lo envidia
¿Por qué envidiar al que tiene dinero si la pobreza es tan virtuosa? Porque no lo es. Se envidia, odia y desprecia al rico, pero no se le imita, cuando es en primera instancia la mentalidad diferente y amante de la riqueza del rico la que lo hace así, y que la pobreza mental es lo que mantiene en la pobreza material al destituido. Ejemplos de que se puede transformar una situación difícil en una próspera la dan gente como Henry Ford y Thomas Alva Edison. Incluso, auqnue se acuse de deshonesta la fortuna de alguna persona, en el fondo queines lo acusan darían hasta a sus madres por dicho dinero sin importarles de dónde provenga, como lo ha demostrado el explosivo crecimiento del crímen organizado en el país.

5. La virgen es venerada según se tenga dinero

La virgen es venerada según se tenga dinero
En México y en cualquier lado del mundo la religión gana adeptos y fanatismo cuanto más pobre es una persona, ciudad o región. Lo peor para la figura de la Vírgen de Guadalupe, idólatra y rechazada incluso por muchos clérigos de la Conquista es que jamás ha hecho que nación o individuo alguno hayan prosperado económicamente. Lo guadalupano de nuestro pobre pueblo no impide que se vaya a buscar la vida a una tierra muy próspera, la cual, por cierto, para nada es favorecida ni venerada allá.
Publicidad
Imagen de HammerOfTheChairos
HammerOfTheChairos 23/11/2017 0 visitas

¿Qué te pareció?