Razones por las que los provincianos se emocionan cuando vienen a CD MX

Publicidad

La Ciudad de México produce sentimientos extremos de maravilla y de repulsión, aún hacia extranjeros de páises de Primer Mundo, habitantes de algunas de las urbes más densamente pobladas, modernas y dinámicas de todo el mundo; dichos sentimientos exacerbados y contradictorios derivan de sus elevados grados de pobreza y riqueza concentradas en un sólo lugar, de su extensión territorial, de sus problemas de magnitudes bíblicas y de el tesón, tenacidad y estoicismo resignado con la que sus habitantes soportan  cosas que la mayoría de habitantes del mundo no aguantarían ni por 5 minutos.

Tales extremos, si hacen mella en extranjeros de naciones civilizadas, con mayor razón provocan un duro choque cultural y emocional a la gran mayoría de los pobladores de las diversas ciudades, pueblos y rancherías que cubren nuestro país, y es evidente el asombro que le provoca a la mayoría de ellos un ambiente tan agitado y urbanizado que posee numerosas cosas que la mayoría de los mexicanos no ha visto durante el resto de sus vidas. Es por eso que hoy te enseñamos 6 razones por las que la CDMX emociona a lso provincianos nacionales.

Publicidad

1. Hay una gran cantidad de autos

Hay una gran cantidad de autos
Y no sólo eso, sino que también se encuentran en todo tipo de modelos, y el lujo de una pequeña fracciuón de esos mismos es tal que muy difícilmente se ve en el resto del país, salvo quizá en nuestras áreas metropolitanas más grandes del interior del país como Guadalajara o Monterrey.

2. La enorme cantidad de cosas para hacer y el ritmo de vida tan acelerado

La enorme cantidad de cosas para hacer y el ritmo de vida tan acelerado
A diferencia d elo que pasa en la mayor parte del resto del país, en la CDMX se concentran diuariamente eventos de nivel nacional e internacional: Conciertos, teatro, muestras de cine, ferias del libro, maratones, recitales, una vida nocturna diaria con bares, restaurantes, tiendas departamentales y discotecas que jamás cierran, sin mencionar a multitudes y hordas de automóviles que circulan día y noche sorprenden a casi cualquiera que no sea originario de la capital mexicana.

3. El metro

El metro
Este medio masivo de transporte es sin duda algo que marca la visita de la mayoría de provincianos mexicanos: Mares interminables de gente, un gusano de acero que va por tramos subterráneos, a´si como escaleras, pasillos y pasadizos interminables que van por todas direcciones, lo cual confunde y emociona a cualquier mexicano de fuera,m salvo quizá a los regiomontanos.

4. La gran cantiodad de gente por todos lados

La gran cantiodad de gente por todos lados
No hay hora del día en la que no haya gente en cantidades considerables pro casi toda la ciudad, en especial por sus grandes centros turísticos, comerciales y de negocios, como el Centro Histórico capitalino, las grandes avenidas de Periférico, Reforma o Eje Central, Polanco, Lomas de Chapultepec, Santa Fé, San Ángel, Coyoacán, entre otros.

5. Los rascacielos

Los rascacielos
Este aspecto del paisaje urbano es uno que no suele verse en el resto del país, como sí suc ede en cambio con numerosasd ciudades a lo largo y ancho de lso E.U.A. Para el 99% de lso mexicanos d eprovincia, venir a la CDMX es la única forma que tendrán de ver a estas gigantescas torres en vivo al menos una vez en sus vidas.

6. Avenidas gigantescas

Avenidas gigantescas
El largo y ancho de calles en la capital nacional alcanza magnitudes enormnes, y para cruzarlas hace falta suerte, valor y tratar de seguir al máximo las indicaciones de pasos viales. Una sola de estas vías vehiculares es tanto o incluso más larega que la longitud total de muchas ciudades pequeñas y pueblso en México, y tan sólo dos hacen a una ciudad mediana del interior del país, así nop resulta raro de explicar por qué les sorprende a lso provincianos que estas avenidas monstruo sean sólo una pequeña parte de la CDMX.
Publicidad

¿Qué te pareció?