Señales para identificar a un perdedor en la vida

Señales para identificar a un perdedor en la vida
Publicidad

Si de algo está llena esta existencia, es de perdedores, mediocres, cobardes, brutos y despojos de la vida, y su misma naturaleza así como orígenes son variopintos: Algunos son posers, otros abrazan causas perdidas para beneficiarse de los más débiles con el pretexto de la solidaridad, la justicia social o la benevolencia, otros son pobres diablos aspiracionales que se creen socialmente mucho más de lo que son; los hay locos que tienen una imagen desproporcionada de su persona, y otros que simple y llanamente son delincuentes, basura social fruto de la marginación, la pobreza extrema, un entorno enormemente consumista y de la indiferencia social.

De este modo, ¿Qué podría identificar a un perdedor en la vida? En este artículo exploraremos a seis tipos de fracasados que ejemplifican muy bien un símbolo no sólo de burla generalizada, sino también de escarnio social sobre el cual casi todo mundo puede y de hecho escupe sobre estas instancias de miserias humanas.

Publicidad

1. Es chairo "comprometido" con causas sociales

Es chairo "comprometido" con causas sociales
0
0 Votes
Estos chairos son generalmente unos mugrosos posers, pues hablan mucho de derechos, libertades y tendencias de izquierda, pero no llevan una vida congruente con dichos postulados. Es el tipo de perdedores que abogan por los pobres pero viven vidas de clase media o superiores, que voltean la cara para no dar limosnas a los desamparados, que odian a los gringos pero compran tenis Nike o comen en McDonald's, que se dicen en contra de la corrupción pero toman un hueso en el PRI (o en cualquier otro partido político), y que se dicen en pro de los derechos indígenas y en contra de la discriminación racial, pero tienen parejas caucásicas exclusivamente, además de ver menos a las personas de color.

2. Es integrante de una organización "social"

Es integrante de una organización "social"
0
0 Votes
Estos perdedores van un paso adelante de sus hermanos arriba mencionados. Aquí el chairo toma acción y se vuelve miembro de credencial de aquellos que viven gracias a la explotación de los pobres y de sus necesidades. En el mejor de los casos, estos tipos suben de puesto a través de tranzas, favoritismos y mimetismos políticos, se vuelven liderzuchos y vividores de los recursos de la enorme cantidad de desposeídos en el país. En el peor de los casos, se vuelven peones, empleaduchos de quinta explotados por dichos vividores, viviendo una vida amolada de fracasos para su organización y para si mismos, con apenas un cuartucho lleno de cucarachas y comida horrible a cambio de sus inútiles esfuerzos manteniendo a una bola de parásitos.
Publicidad

3. Se inventa conexiones y jaladas espirituales

Se inventa conexiones y jaladas espirituales
0
0 Votes
Como que está conectado con la "pachamama", o que va a recargarse de "energía" a la pirámide del sol de Teotihuacán (cuando simplemente va a deshidratarse y a que le de un cáncer en la piel del sol tan bestial que hace en ese lugar), aunque no sepa nada de los rituales o conceptos filosóficos originales en dichos centros ceremoniales prehispánicos. Estos sujetos generalmente veneran a los indígenas del pasado, pero se avergüenzan de aquellos que viven en el presente.

4. Se cree rico cuando no lo es

Se cree rico cuando no lo es
0
0 Votes
Este es el mayor pecado de las clases medias en todo el mundo, pero es mayormente cierto en México. Aquí el clasemediero es un tipo agachón, sumiso, servicial y mediocre que se conforma con las migajas que le tira el sistema, y ello porque a la inmensa mayoría de la gente en este país no le echan ni siquiera eso. El caso es que se pavonean como si fuesen ricos pese a que la realidad dice que no lo son, pero ni de broma; aún así son muy posers, clasistas, arribistas y aspiracionales, pese a que sus hábitos de consumo les impedirán por siempre ser ricos de verdad.