Siete grandes razones por las que la Malinche no traicionó a Mexico, aunque te duela

Publicidad

Es muy probable que existan pocas figuras de la historia mexicana tan vilipendiadas y odiadas de una manera bastante absurda y sin fundamentos reales como la de la indígena llamada Malitzin, Malinalli o, en castellano, la Malinche, mujer esclava que no sólo fue guía e intérprete de los primeros conquistadores españoles llegados al Altiplano central de lo que hoy es México, sino que fungió además como consejera, confidente y amante el líder d ela expedición, el capitán Hernán Cortés, sin mencionar que junto con él procreó a algunos de los primeros mestizos ene stas tierras, los cuales acabarían siendo la base étnica y racial de nuestra nacionalidad.

 

Traidora, convenenciera, entregada a los extranjeros, vendepatrias así como autonegacionista al supuestamente haber vendido a sus "hermanos" indígenas a los europeos, son sólo algunas de las acusaciones que son tan populares entre el público nacional como tremendamente falsas e infantiles, pues se hacen no sólo desde un punto de vista de la nacionalidad mexicana moderna en una época cuando ésta no existía en absoluto, sino que además ignora el ambiente político-social de la Mesoamérica del siglo XVI, por lo que te traemos siete razones por la que la Malinche no fue traidora en abosoluto a nuestro país.

Publicidad

1. 1. - México no existía

1. - México no existía
De entrada, la Malinche no pudo haber traicionado a México porque éste no existía como Estado-nación; en su lugar, en lo que ahora es el centro-sur y el sur del país habitaban diversas étnias, tribus, reinos y señoríos de indígenas trenzados en las mismas alianzans, divisiones, guerras, odios y sojuzgamientos que eran moneda corriente en todo el mundo de la época.

2. 2. - No traicionó al imperio azteca

2. - No traicionó al imperio azteca
Otra común falacia que se le atribuye; para empezar, no pudo haber traicionado a la Triple Alianza porque no era una mujer azteca, texcocana o de Tlacopan, y por ello jamás pudo haber jurado fidelidad al Imperio; de hecho, es muy probable que la Malinche haya sido una mujer de étnica totonaca, chontal, chol o tojolabal que, además era una esclava del cacique de Cempoala y, por tanto, enemiga tanto de dicho gobernante como de sus dominadores aztecas.

3. 3. - No era entreguista

3. - No era entreguista
No sólo no lo era porque no existía la nación mexicana, sino porque incluso no entregó a su étnia o pueblo de origen a los españoles, sino a sus captores y esclavistas; además, simplemente buscó su sobreviviencia física al aliarse con aquellos que, inmediatamente comprendió, representaban un poder que ningún reino mesoamericano podría detener, y que estaban destinados a cambiar su mundo para siempre.

4. 4. - No debía lealtad a sus "hermanos" indígenas

4. - No debía lealtad a sus "hermanos" indígenas
Muy probablemente Malitzin tenía pocas o ninguna razón para sentir aprecio por el mundo prehispánico en el que nació y creció; su estado de esclavitud bien podía haberse debido a que fue vendida directamente por sus padres a cambio de comida o alcohol (cosa muy común entre indígenas de Chiapas o la Península de Yucatán hasta hoy, en pleno siglo XXI), o quizá fue secuestrada como botín de guerra tras una razia o incursión a su aldea luego de que sus hombres no pudieron protegerla, para posteriormente ser usada hasta la extenuación en la agricultura, trabajos manuales y claro, como objeto de placer carnal sin su consentimiento .

5. 5. - No había consciencia de unión entre los indígenas

5. - No había consciencia de unión entre los indígenas
De hecho, hasta la fecha esa identidad única está muy lejos de aparecer siquiera levemente; en el siglo XVI, las rencillas económicas y territoriales, las guerras floridas y el militarismo expansionista de culturas como la Triple Alianza creaban más bien un ambiente de encono, sangre, guerras y muertes entre las propias naciones indígenas, muy semejante al belicoso panorama geopolítico europeo del mismo periodo.

6. 6. - Falta de identidad étnica, racial y cultural

6. - Falta de identidad étnica, racial y cultural
Eso es un invento del siglo XX, especialmente entre indigenistas, sociólogos y antropólogos, la inmensa mayoría de los cuales no eran indígenas. En la Mesoamérica de Malinalli, las lealtades e identificaciones estaban primero con la aldea o ciudad de origen, y a continuación con su propio grupo étnico, pero no había una identificación racial con el resto de los señoríos y reinos; de hecho, la relación entre si era, en el mejor de los casos, meramente comercial, y en los peores, de guerras, sometimiento o conquista.

7. 7. - No negaba su cultura ni raza

7. - No negaba su cultura ni raza
En primer lugar, no tenía consciencia racial, ni para con ella misma, hacia los indígenas o con los propios europeos, en ese tiempo sólo se diferenciaba la gente por sus evidentes distinciones de color de piel y de facciones, pero la raza como concepto psicosocial es un invento occidental del siglo XVIII. A pesar de ser la amante del que fue por algún tiempo el hombre más influyente y poderoso de la Nueva España, continuó siendo indígena, con la mayor parte de su cultura y cosmovisión intactas (incluso jamás vivió en España,a diferencia de otras cónyuges indígenas de conquistadores), de hecho, su ser indígena fue el motivo de que Cortés llevara con él al hijo mestizo de ambos a la Península Ibérica para que fuese educado como cristiano y caballero europeo, pues estaba mal visto por los españoles hacer crecer a sus vástagos entre los naturales.
Publicidad

¿Qué te pareció?