“Yo digo que el futbol mexicano es una mierda”: mesa de periodistas argentinos causan indignación

Publicidad

Luego de las penosas y desastrosas actuaciones de la selección mexicana de fútbol en la pasada Copa Confederaciones de Rusia 2017, y ante la falta de crítica dura, sensata y honesta mayoritaria de parte del periodismo deportivo nacional, recientemente se difundió por redes sociales la nota de un par de periodistas argentinos de un conocido programa en su país que se refirieron de manera contundente y sin tapujos al vergonzoso nivel de nuestro fútbol. Sin dejar de lado que sus declaraciones estuvieron acompañadas de comentarios francamente despectivos hacia nuestro país totalmente extralimitados del ámbito futbolístico, en sus palabras había verdad: Nos hemos convertido en una nación fallida sin rumbo, que ha perdido no sólo el gran respeto que inspiraba dentro de la región latinoamericana durante los años del llamado "desarrollo estabilizador", sino que las pésimas administraciones fruto del proyecto personal de saqueo nacional de nuestra partidocracia nos han convertido en el hazmerreír mundial, en un país despreciado por su población, inculta, ladrona, azotada por el narcotráfico, pobre, analfabeta funcional, ignorante, carente de los más elementales valores cívicos y casi únicamente destacada en el mundo por aspectos negativos.

Publicidad

1. ¿En dónde se dieron los comentarios y qué se dijo?

¿En dónde se dieron los comentarios y qué se dijo?
Todo comenzó en el programa argentino dedicado al balompié "Fútbol al Horno", en el que los comentaristas Flavio Azzaro y Augustyo César señalaron directamente que el fútbol mexicano "es uan mierda", y que lo único bueno del país era "El Chavo del 8".

2. ¿Cómo se tomaron los comentarios en dicho programa?

¿Cómo se tomaron los comentarios en dicho programa?
Pese a que no toda la mesa del mencionado porgrama argentino tomó partido por los comentarios de sus compañeros, señalando las grandes participaciones en Copa Libertadores de equipos mexicanos como el Gudalajara, la UANL o el América, los ataques de Augusto César se extendieron hacia sus colegas mexicanos, expresando incluso que "no existe ese país", refiriéndose a México en general, lo cual arrancó risas del panel.

3. ¿Es en verdad tan malo el fútbol mexicano como lo mencionan estos dos comentaristas?

¿Es en verdad tan malo el fútbol mexicano como lo mencionan estos dos comentaristas?
Por desgracia, sí lo es; no hemos ganado nunca un torneo oficial de gran relevancia internacional a nivel selección o de clubes; de hecho, como dato duro, la selección mexicana de fútbol jamás ha ganado un partido oficial a eliminación directa en mundiales fuera del Estadio Azteca. Esto entra en radical contraste con la muy ganadora historia futbolistica de la Argentina, cuyos equipos son los más ganadores en Copas América y Libertadores, sin mencionar sus dos campeonatos mundiales.

4. ¿Son válidos sus desprecios hacia el país?

¿Son válidos sus desprecios hacia el país?
En parte no debido a que cruzó el tema disc utido dentro de un contexto de periodismo deportivo, internándose en temas muy delicados, sin embargo, si fu eron justos en tanto que México como nación cada vez se hunde más en la delincuencia, la ignominia y la pobreza generalizada. Sólo tenemos relevancia económica porque tenemos una población enorme, la más grande del mundo hispanohablante, pero desafortunadamente su calidad en todos sentidos es muy deficiente. Argentina en cambio ha tenido logros intelectuales, económicos, culturales, deportivos y de justicia social bastante mayores con apenas alrededor de u an tercera parte d elso habitantes de la república mexicana; como muestra de ello, m ientras que los sudamericanos tienen una pequeña tasa positiva de migración, nosotros somos expulsores netos de personas hacia el extranjero, lo cual habla bastante sobre la calidad de vida promedio en una y otra nación.

5. ¿Es coherente que los mexicanos pidan discúlpas por estas ofensas?

¿Es coherente que los mexicanos pidan discúlpas por estas ofensas?
Lo sería si fuésemos un país de convicciones consecuentes, pero no lo somos: Hablamos de respeto a nuestros connacionales indocume ntados en los Estados Unidos, pero vejamos, asesinamos, explotamos y violamos todos los derechos humanos de los migrantes centroamericanos que cruzan sin documentos nuestro suelo; menospreciamos constantemente el fútbol de di cha región de la misma manera abierta que lo hacen los argentinos con el nuestro (como lo ha expresado muchas veces David Faitelson hacia el balompié guatemalteco y hondureño); y nos sentimos ofendidos de que los extranjeros (especialmente aquellos originarios de países de mejor economía y nivel de vida que el nuestro) nos digan nuestra realidad, pero no queremos que nos callen si ofendemos y nos burlamos de minorías o simplemente insultamos a los porteros rivales cuestionando su hombría con el famoso grito de "ehhhhh p.......".

6. ¿En dónde estamos situados realmente en el Mundo?

¿En dónde estamos situados realmente en el Mundo?
Lamentablemente, como de lo peor, pues so mos una olla de presión social lista para estallar, lo cual se deja ver por las tasas de emigración de profesionales y otros miembros de la cada vez menor clase media mexicana hacia el exterior, aunado al secuestro del país por uan cleptocracia partidista y sus secuaces del narcotráfico y otros monstruos del crímen organizado, lo cual confirma nuestra designación como "Estado fallido" por el departamento norteamericano de Estado. Nuestros pobres siguen emigrando, a un ritmo de un cuarto de millón al año, pese al racismo, la xenofobia y las muy endurecidas medidas anti-inmigratorias causadas pro el presidente Trump. De hecho, y aunque ningún periodista deportivo mexicano lo ha dicho, el verdadero problema del fútbol mexicano y de su deporte en general es la propia cultura e insittuciones nacionales deficientes: Cuando en un país el 80% de los habitantes tiene deficiencias alimentarias, se parten el lomo 10, 12 o máqs horas por salarios que sólo sirven para medio comer, en donde la nutrición es muy mala porque no hay condiciones económicas para adquirir alimentos más sanos, y en donde se accede a la riqueza por nacimiento y por influencias en vez de por la educación, el esfuerzo e iniciativa personales y el trabajo productivo, y en el que llegar a rico robando y sin trabajar es la máxima aspiración social, y en donde la competencia no sólo no se foemnta, sino que se le suprime a toda costa a todos niveles, no es de extrañar que tengamos "atletas" de medio pelo o mediocres que se sienten grandiosos sólo por jugar fuera de un país que desprecian, que ven menos y que evidentemente no tienen como máxima aspiración el representar; evidentemente, todas estas carencias y miserias los ponen en un plano físico, técnico, táctico, mental y emocional muy inferior al de verdaderas potencias mundiales como Alemania.
Publicidad

Aporta una imagen

Select an image.

¿Qué te pareció?